viernes, 27 de noviembre de 2009

Acelgas salteadas con jamón y piñones

Después de una receta con muchas calorías, hoy pongo un plato suave para equilibrar, pero antes quiero dar unas breves pinceladas sobre esta verdura que estoy seguro ya conocéis.

Las acelgas se caracterizan por tener una gran cantidad de agua. No es una verdura energética sino más bien un alimento rico en reguladores naturales. Tiene una alta presencia de vitaminas, sales minerales y también fibra. Sus hojas verdes más externas son las más vitaminadas.

Asimismo, es una de las verduras que más folatos posee. Los folatos intervienen en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis del material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico.

Pues visto un poco por encima algunas de las propiedades de esta verdura nos preparamos para cocinarla y para ello vamos a utilizar lo siguiente. Como no estaba por la labor de comprarlas al natural, ya se que son mejores, y limpiarlas me decidí por:

1 bote de acelgas
90 gr de jamón en tacos pequeños
3 dientes de ajo
50 gr de piñones
4 cucharadas de aceite de oliva



y así las preparé

Ponemos las acelgas con su caldo en una cazuela a calentar. Una vez calientes, escurrimos y reservamos.

En una sartén calentamos el aceite y freímos los dientes de ajo picados muy finos. Antes de que tomen color añadimos los piñones y rehogamos sin que lleguen a tostarse. Echamos el jamón en tacos pequeños, mezclamos bien y cuando cambia de color incorporamos las acelgas. Removemos para mezclar y salteamos un par de minutos.

Plato rápido y rico. También se pueden acompañar de unas patatas troceadas y cocidas previamente. Si las acelgas son naturales, se cuecen junto con las patatas. Se escurren y se hacen de igual forma.



¿Os han gustado? Espero que si.

lunes, 23 de noviembre de 2009

Panacota de caqui

Hacía tiempo que tenía ganas de hacer panacota. Una de mis debilidades, y tengo muchas, es la nata. Siempre que tengo ocasión y el postre lo permite, me lo pido acompañado de nata. Reconozco que esa tentación es muy fuerte, no me resisto.

Hace unos pocos días, en una cena, uno de los postres que recomendaron era la panacota. Por supuesto que la pedí y aprovechando la remesa de caquis de mi amigo, me propuse hacerla pero añadiéndole un ingrediente más, el caqui.

Ni corto ni perezoso me puse manos a la obra, eso sí, un poco nervioso ya que nunca la había hecho antes y menos con el añadido de un ingrediente más. Pero puedo asegurar que el resultado ha sido totalmente satisfactorio y ni que decir tiene que ha gustado mucho.

He utilizado lo siguiente

2 caquis
200 ml de nata para montar
200 ml de leche
4 cucharadas soperas de azúcar
4 hojas de gelatina neutra


Con estas cantidades me salieron para rellenar 4 moldes de flan pequeños y el grande redondo.

y de esta forma es como la he hecho

Ponemos a hidratar las hojas de gelatina en un poco de agua.

Pelamos los caquis, los troceamos y los ponemos en el vaso de la batidora junto con la leche y el azúcar. Trituramos hasta que esté todo el conjunto bien integrado.

En un cazo ponemos a calentar la nata. Cuando rompa a hervir apartamos del fuego, le añadimos el batido de caqui, removemos y ponemos de nuevo al fuego. Cuando hierva, apartamos y agregamos las hojas de gelatina escurridas. Removemos bien hasta que se disuelvan, dejamos templar y rellenamos el molde o los moldes. Tapamos con papel film y ponemos a enfriar en el frigorífico.

Mejor de un día para otro.



Otra receta con caqui y que puedo asegurar está deliciosa.

viernes, 20 de noviembre de 2009

Níscalos salteados

El níscalo, mízcalo o robellón, de estas tres formas se le conoce, es una seta muy apreciada, frágil, de muy corta duración y muy resistente a la cocción. Su tallo es duro, por lo que conviene desechar casi todo.

Hace unos días me trajeron unos cuantos, como ya teníamos la comida preparada, y para tomarlos como aperitivo, quien me los trajo, se puso manos a la obra para hacerlos: yo sólo me limitaba a ver, que no es poco, dado que no los había hecho con anterioridad. No tiene ninguna dificultad y quedan estupendos. Están ricos de cualquier forma, como se hagan, a la plancha con carne en estofado, pero eso queda para otra ocasión.

Esta vez se han preparado salteados. Como veréis es una receta de dificultad alta, solo para para cocineros curtidos. Me da un no se qué ponerla, pero ahí queda.

Necesitaremos

Níscalos
1 diente de ajo
Aceite
Sal

Limpiamos y lavamos los níscalos para quitarles cualquier rastro de tierra que puedan llevar.

En una sartén ponemos a calentar un poco de aceite, ponemos el ajo picado y cuando toma color añadimos los níscalos bien escurridos y los salteamos a fuego bajo hasta que sueltan el agua y comprobamos que están tiernos. Sacamos y espolvoreamos con una pizca de sal.



Más simple y sencilla de preparar no puede ser y además están muy ricos de comer. Eso sí para quien les guste claro.

martes, 17 de noviembre de 2009

Plumas con chistorra y salsa de tomate

La capacidad de las pastas cocidas para admitir diferentes salsas, amplía enormemente el abanico de posibilidades. Es casi imposible caer en la monotonía ya que con un poco de imaginación se pueden hacer multitud de platos. Además la pasta con tomate es una delicia para la mayoría de los niños y también.... de los grandes. Hoy me decanto por un plato, rápido, de fácil preparación y estupendos resultados.

Sin más os dejo la receta tal como la preparé.

Ingredientes

300 gr. de plumas o macarrones
1 cebolla
200 gr. de chistorra
3 cucharadas de aceite
1 lata pequeña de tomates al natural
1 diente de ajo
1 hoja de laurel
sal, pimienta

así la hice

Pelamos y picamos muy fina la cebolla. Quitamos la piel a la chistorra y la desmenuzamos. Ponemos una sartén al fuego con el aceite y la cebolla. Rehogamos lentamente, añadimos la chistorra y el tomate, machacamos con el tenedor o la espumadera, salpimentamos y cocemos a fuego bajo. Si es necesario, añadimos un poco de agua o caldo.

Mientras se hace la salsa, ponemos agua a calentar con el diente de ajo, sal y la hoja de laurel. Cuando comience a hervir echamos los macarrones y tenemos cociendo el tiempo que indique el fabricante. Escurrimos, refrescamos, vertemos sobre la salsa preparada y removemos para integrar todo.


Solo falta sentarse a la mesa y disfrutarla. ¿Os ha gustado?

viernes, 13 de noviembre de 2009

Caqui en gelatina

Empieza la temporada del caqui y, como todos los años, uno de nuestros amigos puntualmente nos obsequia con unos cuantos kilos de esta sabrosa fruta. Hay que decir que los caquis tienen un corto periodo de vida. La recolección se inicia a principios de octubre y concluye, más o menos, sobre la primera quincena de diciembre. Estos pertenecen a la variedad Persimon, cuya carne es dura, se pelan como cualquier otra fruta con piel y está muy rico.


Aprovechando este regalo, que siempre viene muy bien, además de comerlos, veré que es lo que puedo preparar. Tengo que decir que cada uno de ellos pesa alrededor de 200 gramos; una buena ración de fruta.

Voy a comenzar con dos tipos de gelatinas, mejor dicho, dos formas distintas de prepararlas.

Para esta primera he utilizado

2 caquis
4 cucharadas soperas de azúcar

1 sobre de gelatina neutra en polvo

1/2 vaso de agua


y así lo he hecho

Disolvemos la gelatina en medio vaso de agua templada.

Pelamos los caquis y los ponemos en un cazo junto con el azúcar y un poco de agua a cocer a fuego lento. Movemos continuamente con una cuchara para evitar que se pegue y al mismo tiempo vamos chafando la fruta para que suelte jugo. Probamos por si hace falta más azúcar y cuando ha espesado, apartamos del fuego y añadimos la gelatina disuelta en agua, continuamos con el hervor suave hasta que espese de nuevo. Mezclamos bien, dejamos enfriar, colocamos en el molde o copa y metemos en el frigorífico.


Para esta segunda utilicé

1 caqui
2 cucharadas soperas de azúcar

2 hojas de gelatina neutra


y la he preparado de la siguiente forma

Ponemos las hojas de gelatina en remojo.

Pelamos y troceamos el caqui y los ponemos en el vaso de la batidora. Agregamos el azúcar y trituramos. Volcamos en un cazo y lo ponemos a fuego suave; cuando se templa le agregamos las hojas de gelatina escurridas. Movemos bien hasta que se disuelven y apartamos del fuego. Dejamos enfriar, ponemos en el molde y metemos en el frigorífico.

He acompañado con una reducción de confitura de mora.


Confío en que estas recetas con caqui hayan sido de vuestro agrado. Como veis no tienen ninguna dificultad, así que, aprovechando este fin de semana, si os apetece, podéis hacer la prueba.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Lentejas con sobrasada

No está muy claro el origen real de las lentejas, aunque algunos historiadores lo sitúan en el suroeste de Turquía o norte de Siria. Los primeros restos encontrados lo fueron en unas excavaciones en Siria y datan de hace unos 11.000 años, casi nada jj.

Esta legumbre contiene una gran cantidad de proteínas siendo ideal para aquellos que consumen poca carne. Tienen además una gran cantidad de propiedades que no voy a reseñar y sí a todo ello se le suma lo ricas que están tenemos un plato ideal para este tiempo que ya comienza a parecerse al que, por esta época del año, deberíamos disfrutar, es decir un poco más frío.

Sin más preámbulos, esto es lo que vamos a necesitar

320 gr de lentejas, en mi caso pardinas
100 gr de sobrasada
un puñado de arroz
1 cebolla mediana
2 tomates maduros no muy grandes
1 diente de ajo
120 ml de vino blanco
aceite
1 hoja de laurel
pimienta molida, si se quiere, le da su puntito
sal

Operaciones previas

Separar la piel de la sobrasada y cortarla en dados; pelar y picar la cebolla y el ajo; escaldar y pelar los tomates y picarlos. Reservar todo.

Preparación

Una vez lavadas las lentejas, las escurrimos y las echamos en la olla, las cubrimos con agua abundante y las ponemos a cocer; cuando empiecen a hervir, reducimos el fuego y mantenemos cociendo a medio fuego sin interrupción. A los 15 minutos echamos el arroz y salamos.

Mientras cuecen ponemos una sartén con un poco de aceite al fuego; sofreímos la cebolla y el ajo y cuando empiecen a dorarse, incorporamos el tomate y el laurel y seguimos friendo hasta que se evapore el agua; agregamos el vino y dejamos reducir; incorporamos la sobrasada y la sofreímos unos segundos; volcamos todo en la olla de las lentejas, removemos y, si hace falta, rectificamos de sal, ponemos una pizca de pimienta molida, si queremos y dejamos que termine la cocción.

Tened en cuenta que con este tipo de lentejas no se requiere tenerlas en remojo previamente y que en 30 minutos están perfectamente cocidas.


Y como dice el refrán; lentejas, si las quieres las comes, y si no, las dejas jj, aunque yo os sugiero que las comáis, no os van a defraudar.

viernes, 6 de noviembre de 2009

Premios varios

En una entrada anterior comenté que ya no iba a poner más premios, no porque me disguste recibirlos ni tampoco por no hacer un desaire a quién tiene el detalle de concederlo. Si no lo voy a hacer es por dos motivos que, espero comprendáis.

Uno, no debo pedir a nadie a que esté pendiente de si me lo han dado o no, ni tampoco obligarle a dejar un comentario. Ya se sabe que los premios no tienen ningún valor material, llevan, y es lo importante, el aprecio y la amistad, aunque sea virtual, de quién lo concede. Esto, para mí, es lo que ha hecho que en esta ocasión incumpla lo que dije. Con ello no pretendo decir que seguiré poniéndolos, ya he tomado la decisión, pero tampoco quiero ser tan drástico ni dejar en el olvido a quienes me han tenido en cuenta.

Dos, lo dije también, producen ilusión, mucha, pero también llevan su trabajo, no poco. Hay que estar pendiente de a quién se lo han entregado, si lo tiene, si lo quiere, etc, etc. Tanto lleva que hay que hacer un cuadrante jj, y aún así te lías. En resumen, sólo daré entrada, sí es que se me concede alguno, hasta el mes de Diciembre, ya que dice un refrán, año nuevo, vida nueva.

Pues una vez hecha esta aclaración. Doy entrada a los premios que habéis tenido la gentileza de concederme en estos últimos días.

Premio Mosaico
Este premio me ha sido concedido por Espe, en su blog Espe Saavedra

Se lo concedo a los siguientes blog,s

Paula por su blog Con las zarpas en la Masa
Amparo por su blog El rincón de la tata
Marina por su blog Haciendo buenas migas
Rebeca por su blog Jugando a las cocinitas
Marian por su blog La Cocina de Quirós
Mª Dolores por su blog Mi recetario de cocina
Pity por su blog Pity en la cocina
Miri por su blog Sweet Cakes Toronto
Mª Luz por su blog Trasteando en mi cocina
Joana por su blog Una mica de tot

Estos dos premios, Premio Sello y Premio Botón me los ha concedido Nancy, en su blog Recetas de Abunany

Premio Sello
Premio Botón
Y se los concedo a los siguientes blog,s
Pepita por su blog Cocina de ayer y de hoy
Wivith por su blog Cuchiflitos
Cris por su blog La casa de las tentaciones
María por su blog María sigue en la cocina
Eli por su blog Marujas primerizas

El Premio Blog de Oro me lo han concedido:

Akelarre en su blog Cocinando a fuego lento
Promess@ en su blog Mesa para dos
Pizpireta en su blog Cocina con Pizpireta
Merchi en su blog Con sabor a canela

Premio Blog de Oro

Y se lo concedo a los siguientes blog,s
Ana María por su blog Cocinando entre olivos
Mery por su blog La cocina sana de Mery
Federica por su blog La cucina de Federica
Alicia por su blog Mis recetitas
Laura por su blog Spadellando qua e la

A quienes me los habéis concedido os quedo profundamente agradecido por el detalle al acordarse de mí.

Y a aquellas a quien se los entrego, mi agradecimiento por dos motivos, uno por si tienen a bien aceptarlo, y otro por las visitas y comentarios que me dejáis.

Si alguno de ellos lo tiene, le pido excusas, si no lo tiene y lo acepta, se lo agradezco y, si no lo quiere, lo deja y no pasa nada. Lo entiendo, lo comprendo y lo acepto.

lunes, 2 de noviembre de 2009

Figues albardaes. Buñuelos de higo

Esta receta es muy típica de Castellón. Tengo que decir que es la primera vez que me he arriesgado a hacerla y máxime cuando lleva levadura fresca, pero cuando los probé me dije que tenía que hacerlos y así ha sido.

Como he dicho antes es muy típica de Castellón, suelen hacerse para las fiestas de la ciudad, pero en cualquier fecha siempre se encuentran. En una de esas fiestas, unos amigos nos los dieron a probar, me gustaron tanto que les pedí la receta porque no son como los que he probado en otros lugares. Después de pasado algún tiempo, ya casi no me acordaba pero, mira por donde, no hace mucho llegó la receta a mis manos y, aprovechando estos días en que la calabaza es casi la reina de las recetas, ya que en la inmensa mayoría de los blog,s, hay alguna entrada con ese ingrediente, ya sea en forma de bizcocho, tarta o cualquier otra cosa, me he decidido a hacerlos y de esa forma poner también mi grano de arena.

Tengo que decir que los higos son secos, yo utilicé turcos, no había de los otros. La diferencia estriba en que los higos turcos son aplanados y los pajareros no. Sean de una u otra clase el resultado es igual de rico.

Entrando ya en lo que nos interesa, es decir en la receta, estos son los ingredientes que utilicé.

250 gr de calabaza
400 gr de higos secos, turcos o pajareros
1 huevo
Harina la que admita.
Azúcar al gusto
25 gr de levadura fresca
Aceite de girasol
Agua


y de esta manera fue como los hice

Limpiamos la calabaza y la ponemos en el microondas, a máxima potencia, hasta que esté tierna. Una vez esté hecha, la sacamos, dejamos enfriar, añadimos azúcar al gusto y trituramos hasta formar una pasta suave.

Batimos el huevo y se lo añadimos a la calabaza triturada, mezclando bien. Desmenuzamos la levadura y la agregamos a la mezcla, vamos añadiendo la harina poco a poco y mezclamos bien hasta conseguir una masa suelta, pero no líquida. Dejamos reposar, una media hora, hasta que esté esponjosa.

Mientras, limpiamos y abrimos los higos y, cuando vemos que la masa ha subido, los sumergimos en ella.

Ponemos al fuego una sartén con el aceite y, cuando esté bien caliente, con ayuda de una cuchara vamos poniendo los higos en el aceite y los freímos. Cuando doran los sacamos y ponemos sobre papel absorbente para quitar el aceite sobrante y espolvoreamos con azúcar.

Así quedaron
Buñuelo abierto
Detalle
Si os han convencido, sólo tenéis que hacerlos, ya veréis como a partir de ese momento, no pasareis mucho tiempo sin repetir. Os lo aseguro.