miércoles, 31 de diciembre de 2014

Feliz Año 2015

2014 está a punto de terminar. Un año nuevo espera a las puertas para poder entrar. Es el momento de apartar aquello que no ha sido bueno, de celebrar nuestros pequeños o grandes logros, y es también el momento de dejar volar nuestra imaginación y soñar con aquello que deseamos. Cerremos los ojos y pensemos en todo aquello que nos hizo sonreír y llevemos a la practica ese dicho que para este momento es el mejor. Una sonrisa vale mas que mil palabras. Es hora de que lo pongamos en práctica.
Seamos optimistas y recibamos el año nuevo con ilusión. Esto es lo que pido para todos vosotros.

¡¡¡Salud!!! ¡¡¡Felicidad!!! ¡¡¡Ilusión!!!  

Feliz Año 2015

Ojalá se cumplan todos vuestros deseos en este año que pronto echará a andar.
Nos veremos, si Dios quiere, el año que viene.
¡¡¡Feliz Año 2015!!!
Firma

viernes, 26 de diciembre de 2014

Rape con chirlas

Ya ha pasado la Nochebuena y Navidad. Ahora se acerca la última noche del año, Nochevieja. atrás queda un año con sus cosas buenas y como no, con sus cosas malas, que espero hayan sido pocas para vosotros. Con la esperanza de que el año que dentro de poco va a comenzar sea mucho mejor que el que nos deja os propongo esta receta para celebrarlo. Que disfrutéis de estos días.

Rape con chirlas

Ingredientes
1 cola de rape cortada en rodajas
1/4 kg de chirlas
1 cebolla mediana
100 ml de vino blanco
3 dientes de ajo
perejil
harina
sal
pimienta blanca molida
aceite de oliva

Para el caldo de pescado
el hueso y los recortes del rape
1 cebolla
1 hoja de laurel
unas ramas de perejil
sal
agua

Elaboración
Pedimos que al preparar el rape nos pongan el hueso y  los recortes. Una vez limpiados los ponemos en un cazo con la cebolla partida en trozos, la hoja de laurel, sal y la rama de perejil. Cuando rompe a hervir desengrasamos y tenemos cociendo a fuego suave unos 20 minutos. Colamos y reservamos.
En un bol con agua y sal ponemos las chirlas y las tenemos una media hora para que suelten la arena que pudieran llevar. Lavamos bajo el grifo y desechamos aquellas que estén abiertas. Reservamos.
Mientras, lavamos los medallones de rape, los salpimentamos y pasamos por harina.
Ponemos aceite en una sartén y freímos el rape. Una vez frito lo ponemos en una cazuela.
En un mortero machacamos los dientes de ajo y el perejil picados muy finos. Cuando se hace una pasta incorporamos una cucharada de caldo, desleímos y reservamos.
En la sartén en la que hemos frito el rape sofreímos la cebolla, cuando transparenta echamos la harina y cocinamos para que pierda su sabor a crudo. Incorporamos el vino blanco y dejamos reducir. Añadimos el contenido del mortero, removemos y cocinamos unos 10 minutos a fuego suave. Volcamos esta salsa sobre la cazuela donde tenemos el rape y cocinamos unos 15 minutos. A los 10 minutos incorporamos las chirlas, dejamos que se abran y apartamos del fuego. Si la salsa espesa mucho añadimos un poco de agua.


rape, chirlas
Qué disfrutéis de la última noche del año y que el 2015 os traiga todo lo mejor.
Firma

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Feliz Navidad 2014

Con toda seguridad muchos de vosotros estéis comenzando los preparativos para pasar junto con la familia estos próximos días de fiesta.

La Navidad es el calor que vuelve al corazón de las personas. La Navidad llena nuestros corazones de alegría. Días de alegría, de recuerdos y también de nostalgia por aquellos que faltan, su recuerdo, como una vela, brilla y alumbra mas en Navidad.

Hoy no pongo receta, esta entrada es solo para desearos que tengáis una muy

 ¡¡¡Feliz Nochebuena y Feliz Navidad!!!!





Firma

lunes, 22 de diciembre de 2014

Cardo con jamón y picada de avellanas

Voy a dejar unos pequeños apuntes extraídos de Cocina de la huerta aragonesa ya que en esa región, el cardo, forma parte de los platos de la cena de Nochebuena o comida de Navidad.

De la mano han recorrido la historia el cardo y la alcachofa, desde tiempos ancestrales y hasta el día de hoy, en que se han convertido en alimentos esenciales. De ellos se tiene noticia desde la aparición de los primeros agricultores, siendo ya representados en algunas pinturas de tumbas faraónicas egipcias, del mismo modo que en sus papiros quedó constancia de algunas de sus virtudes tónicas y curativas.

Cultivados tempranamente en la cuenca mediterránea, parecen proceder del norte de África.
Tanto griegos como romanos difundieron y enseñaron el cultivo de ambos por toda la zona del Mediterráneo, expansión en la que también colaboraron notablemente los árabes.

Del cardo se conocía una variedad común consumida por los romanos, pero también el llamado “azafrán silvestre” y el cardo sybilo, usado por los griegos y posteriormente conocido como “cardo santo” o “mariano” pues, según la tradición, sobre él cayó leche con la que la Virgen María amamantaba al Niño Jesús.

El nombre de cardo viene directamente del latín cardus, pues ya los romanos llamaban así a la planta, aunque hay quien remonta su procedencia al celta kardon, “punta de flecha”, por sus hojas dentadas y espinosas.

El cardo posee un sabor suave y exquisito pero para ello hay que eliminar previamente su natural amargor. La cocción del cardo es, por este motivo, muy laboriosa: conviene cambiarle el agua dos y hasta tres veces.
La primera cocción será la más larga —de 60 a 90 minutos, la mitad si es en olla exprés o rápida: es una verdura de tallo muy duro—, mientras que las siguientes cocciones, que solo sirven para quitar el amargor, serán más breves: basta con cinco minutos y hay quien, incluso, retira el recipiente del fuego nada más haber roto el hervor. La sal se incorpora en la última cocida. Como el proceso es largo —así como lo es la limpieza previa de los tallos—, cada vez más se recurre a su uso en conserva o congelado, aunque algunas de sus propiedades se pierden.

Mi suegra, una muy buena cocinera, nos preparaba para la cena de Nochebuena cardo, ella lo preparaba al natural ya que se lo traían sus hermanas de Muel  y ahora que por su edad, va a cumplir 94, ha dejado de cocinar, voy a ser yo quien la obsequie, aunque sea de forma virtual, con una receta muy parecida a la que hacía pero que nunca llegará a estar como la que hacía.

Con esta receta os deseo que paséis una muy feliz Nochebuena y Navidad en compañía de vuestras familias.

Cardo con jamón y picada de avellanas

Ingredientes
1 bote de cardo en conserva
2 dientes de ajo
10 avellanas picadas
90 gr. de jamón en tacos
100 ml de vino blanco
1 cucharada de harina
50 ml  de leche ( se puede sustituir por caldo de cocción)
aceite de oliva
sal

Elaboración
Pasamos bajo el agua del grifo el cardo escurrido y lo ponemos a calentar en un cazo a fuego bajo con agua que lo cubra. Cuando comienza a hervir apagamos el fuego, dejamos con muy poco caldo, mantenemos en caliente, apartamos unos 200 ml del caldo de cocción del cardo y reservamos.
Machacamos en un mortero las avellanas con dos cucharadas del caldo de cocción, hasta formar una pasta muy fina; desleímos esta pasta con un poco del caldo reservado de los cardos y reservamos.
En una sartén, con un fondo de aceite, puesta al fuego sofreímos los dientes de ajo picados. 
Cuando los ajos toman color añadimos el jamón, rehogamos hasta que cambia de color, añadimos el vino y dejamos reducir, incorporamos la harina y cocinamos unos minutos para que pierda el sabor a crudo. Añadimos la pasta de avellanas, un poco del caldo de cocción, removemos hasta obtener una salsa ligada y vertemos sobre el cardo. Damos un hervor para mezclar sabores, salamos y cuando la salsa adquiera consistencia añadimos la leche y removemos suavemente hasta que tome el espesor deseado.

cardo, avellanas, jamón ,navidad
Espero que sea de vuestro agrado. ¡¡¡¡Felices Fiestas de Navidad!!!!
Firma

jueves, 18 de diciembre de 2014

Galletas de canela

Hace unos días una cadena de supermercados ofrecía unos moldes para galletas. Aunque tenía unos cuantos me decidí a comprarlos y de esa forma aumentar la variedad. Como a una de mis hijas le gusta hacer galletas, estas las ha hecho ella, junto con unos moldes un poco más grandes que compró ha preparado estas galletas. Estuvo mirando entre varias recetas y al final se decidió por unas de un blog,  Dulces postres, creo, que a su vez siguió los pasos de otro cuyo titular es Bea Roque. Mi hija no puso fondant y los ingredientes los modificó en algunos aspectos. Así las ha hecho y así han quedado.

Galletas de canela

Ingredientes
250 gr de mantequilla
1 huevo XL
140 gr de azúcar glass
550 gr de harina
1 cucharadita de canela en polvo
lapices de pastelero de chocolate

Elaboración
Precalentamos el horno a 175ºC.
Batimos la mantequilla hasta que esté cremosa, añadimos el azúcar y batimos hasta su total integración.
Incorporamos el huevo batido junto con la canela.
Vamos añadiendo la harina poco a poco, previamente tamizada, hasta que la mezcla esté plenamente homogeneizada.
Metemos en el frigorífico y dejamos enfriar 1 hora.
Sacamos la masa, la estiramos con el rodillo dejándola con un grosor de 3 mm aproximadamente y vamos recortándolas con los moldes.
Las colocamos en la bandeja del horno sobre papel vegetal y las horneamos unos 15 minutos.
Sacamos, dejamos enfriar sobre una rejilla y marcamos con el lápiz de chocolate.

mantequilla, canela
Le salieron de rechupete y duraron lo que un pastel a la puerta de un colegio. Espero sean de vuestro agrado.
Firma

lunes, 15 de diciembre de 2014

Empanadillas de carne al horno

Hoy os dejo una receta que hago mucho y que en casa tiene mucha aceptación. Se trata de unas empanadillas de carne con la salvedad de que en lugar de freírlas las hago en el horno. Es una manera distinta de hacerlas, al no tener tanto aceite son más ligeras y la verdad es que están muy ricas.

Empanadillas de carne al horno

Ingredientes
1 paquete de obleas de empanadillas
1 cebolla
1 pimiento verde
1 pimiento rojo
1 berenjena
3 cucharadas de tomate frito
1 calabacín pequeño
1 puerro (la parte blanca)
200 gr de carne de ternera picada
100 ml de vino blanco
sal
pimienta
orégano
aceite

Elaboración
Precalentamos el horno a 180º C.
Cortamos en dados pequeños la cebolla, los pimientos verde y rojo, la berenjena, el calabacín y el puerro.
En una sartén con poco aceite rehogamos la cebolla, añadimos los pimientos, la berenjena, el calabacín y la parte blanca del puerro, todo picado muy fino, los dejamos ablandar, salpimentamos y agregamos el orégano. Cuando la cebolla transparente incorporamos la carne picada, sofreímos hasta que cambie de color, añadimos el vino y cuando reduce incorporamos el tomate frito. Removemos, apartamos del fuego,
escurrimos para eliminar el sobrante de aceite y con esa mezcla rellenamos las obleas.
Cerramos apretando los filos con un tenedor para sellarlos bien e introducimos en el horno precalentado hasta que vemos que toman color.

empanadillas carne, horno

empanadillas, carne, horno
Espero que sean de vuestro agrado.
Firma

jueves, 11 de diciembre de 2014

Cuscús templado con garbanzos y pasas

Hoy jueves un amigo de los que salimos a cenar nos va a deleitar con unos pinchitos morunos que los hace de vicio. Ya puse una entrada hace tiempo saboreando unos que preparó. Su mujer prepara un cuscús delicioso que aprendió durante su estancia en tierras africanas. Aunque yo no llegue a su altura quiero ofrecerles este cuscús para así revivir los buenos momentos pasados y que espero sigamos disfrutando. Ojalá les guste y también os agrade a vosotros.

Cuscús templado con garbanzos y pasas

Ingredientes
50 ml de aceite de oliva virgen
1 cebolla mediana picada fina
3 dientes de ajo picados
1/2 cucharadita de comino molido
1/2 cucharadita de cúrcuma molida
1 cucharadita de pimentón dulce
2 cucharaditas de tomate frito
300 ml de agua
250 gr de tomates cherry
1 bote pequeño de garbanzos cocidos
200 ml de caldo de cocción de los garbanzos
200 gr de cuscús
75 gr de pasas
75 gr de piñones
sal
pimienta negra molida

Elaboración
Calentamos el aceite en una cazuela. Salteamos la cebolla hasta que esté translucida. Añadimos los ajos picados y cocinamos unos minutos. Incorporamos el comino y la cúrcuma, el pimentón y el tomate frito y removemos para mezclar todos los ingredientes. Añadimos el agua, los tomates cherry y los garbanzos escurridos y pasados por agua. Removemos, salpimentamos y cocemos a fuego lento hasta que los tomates estén blandos. De ese caldo apartamos 200 ml, dejamos los garbanzos con muy poco caldo y mantenemos al fuego muy bajo para que no pierdan calor.
En un bol con agua ponemos a hidratar las pasas. Reservamos. 
En una sartén con muy poco aceite tostamos los piñones. Reservamos.
Ponemos al fuego el caldo de cocción de los garbanzos y cuando comienza a hervir apartamos, añadimos el cuscús y removemos. Dejamos reposar 5 minutos. Removemos para separar los granos y agregamos las pasas hidratadas y escurridas y los piñones tostados. Removemos el conjunto y lo incorporamos a la cazuela donde están los garbanzos. Espolvoreamos con un poco de pimienta negra molida y mezclamos todo. Emplaté usando un molde cuadrado y otro circular.

cuscús, garbanzos, pasas, piñones, tomates
Confío en que sea de vuestro agrado.
Firma

viernes, 5 de diciembre de 2014

Maskina

Cuando salimos de cena y vamos a un árabe siempre preguntamos por los postres ya que no hay ninguno que nos disguste sino todo lo contrario. En una ocasión nos sirvieron uno y al preguntarle que era nos dijeron que es un postre cuya masa está hecha con nata y cubierta con frutos secos. Apunté su nombre pero allí se quedó y cuando en casa quise buscarlo no lo encontré. Como la nata me encanta  no dudé en intentar hacerla y después de buscar por Internet encontré una entrada que trataba sobre la gastronomía en Egipto y allí figuraba ese postre. No especificaba que frutos secos, solo reseñaba amplia variedad. Yo la he elaborado de esta forma. Y tengo que decir que nos encantó. Tendré que repetirla. Espero que os guste.

Esta es mi segunda aportación en este mes a Recetario Mañoso que tiene por anfitrión a Julia del blog Julia y sus recetas y como tutora a Pilar del blog Y a la Luna se le ve el ombligo.


Maskina

Ingredientes
200 gr de harina
120 ml de nata
40 gr de azúcar
70 pistachos
40 avellanas peladas
15 nueces peladas
10 dátiles
2 cucharadas de piñones
3 cucharadas de miel de romero

Elaboración
Precalentamos el horno a 180º.
Descascarillamos los pistachos y los ponemos en un mortero junto con las avellanas y las nueces y los machacamos groseramente.
En un cuenco ponemos la nata y el azúcar. Removemos bien hasta que el azúcar se integre. Vamos incorporando harina poco a poco hasta lograr una masa que no se nos pegue a las manos. Pasamos al banco de cocina y amasamos hasta obtener una masa fina y homogénea. Envolvemos en film transparente y dejamos reposar en el frigorífico una media hora.
Transcurrido ese tiempo, estiramos la masa con el rodillo, la dejamos con poco grosor y procuramos darle forma redonda.
Ponemos la masa en la bandeja del horno cubierta con una lámina de papel de horno, enrollamos un poco los bordes y repartimos los frutos secos por toda la superficie.
Regamos con la miel, tapamos con papel aluminio para que no se tuesten mucho los frutos secos y metemos en el horno. A los 30 minutos quitamos el papel, repartimos por la superficie los dátiles troceados y los piñones, regamos con un poco de miel y dejamos 10 minutos más.

maskina, pistachos, avellanas, nueces, dátiles, nata
Estoy seguro de que si la hacéis vais a disfrutar con su sabor.
Si os marcháis de puente que lo paséis estupendamente.
Firma

martes, 2 de diciembre de 2014

Calabacín relleno

Aunque soy más de berenjenas que de calabacín, de vez en cuando utilizo este último para prepararlo relleno. En esta ocasión el relleno es simple y sencillo de hacer y el resultado, especialmente para quien le guste el beicon, es estupendo. Sin más os dejo con esta sencilla receta.

Calabacín relleno

Ingredientes
1 calabacín
1/2 cebolla
1/2 pimiento verde italiano
90 gr de beicon
1 cucharada de harina
150 ml de leche
nuez moscada
aceite de oliva
sal

Elaboración
Precalentamos el horno a 200º
Ponemos a hervir en un cazo agua con sal.  Cuando hierve introducimos el calabacín y cocemos 5 minutos. Sacamos dejamos enfriar y partimos por la mitad en sentido longitudinal. Vaciamos las dos mitades procurando no romper el casco, reservamos la pulpa y las apoyamos por la parte plana para escurrir el agua.
En una sartén con muy poco aceite pochamos la cebolla y el pimiento picados muy finos. Salamos y cuando transparenta la cebolla, agregamos la pulpa del calabacín, sofreímos un poco y añadimos el beicon picado, removemos hasta que tome un poco de color, echamos la cucharada de harina rehogamos para que pierda el sabor a crudo y añadimos la leche y la nuez moscada y cocinamos hasta lograr una bechamel espesa.
Con esta bechamel rellenamos los cascos del calabacín y horneamos 10 minutos, dependiendo del horno.

calabacín, beicon, relleno
Una sencilla receta que espero sea de vuestro agrado.
Firma

Printfriendly