lunes, 1 de febrero de 2016

Pez espada con pesto

Hemos entrado en el mes de febrero y para comenzar con buen pie os propongo esta receta a base de un pescado, pez espada, que en casa nos gusta mucho ya que al no tener espinas se aprovecha todo sin excepción porque lo único que hay que eliminar es la piel externa que no presenta ninguna dificultad para hacerlo en casa si no se lo hemos pedido que lo haga al pescadero/a.
Si no habéis probado este pescado os aconsejo que lo hagáis y veréis como os gustará. Suelo hacerlo con bastante asiduidad y en esta ocasión lo he acompañado de dos salsas que se compaginan a la perfección.

 Pez espada con pesto

Ingredientes
Cuatro rodajas de pez espada
Para la marinada:
Ocho cucharadas soperas de aceite de oliva
dos limones
sal
pimienta blanca molida
Para el pesto:
Tres dientes de ajo
unas hojas de albahaca fresca
seis cucharadas soperas de aceite de oliva
40 gramos de piñones

salsa de tomate

Elaboración
Marinamos las rodajas de pez espada en el aceite mezclado con el zumo de los limones y un poco de sal y pimienta, durante una hora y les damos la vuelta dos veces para que se empapen bien.
Mientras preparamos el pesto, para ello ponemos en el vaso de la batidora los dientes de ajo, las
hojas de albahaca, el aceite y los piñones y trituramos hasta obtener una mezcla homogénea.
En una sartén con muy poco aceite hacemos los filetes de pez espada vuelta y vuelta.
Mientras se hacen los filetes, calentamos en un cazo la salsa de tomate.
Colocamos en el fondo de un plato la salsa de tomate, encima el filete de pez espada y mojamos con el pesto.

pez espada con pesto
Confío en que sea de vuestro agrado.
Firma

lunes, 25 de enero de 2016

Alcachofas a la provinciana

Recetario Mañoso ha elegido, para el curso que acaba de comenzar, tres ingredientes con los que se pueden elaborar recetas para su publicación y colaboración, a saber: alcachofas, huevos y manzana.
Dado que soy un enamorado de la alcachofa y teniendo en cuenta que en esta zona, más en concreto en Benicarló, se produce una alcachofa que tiene denominación de origen, no podía ser de otro modo que mi primera aportación sea una receta a base de alcachofas. Además en estas fechas y en esa población, hasta el 6 de marzo se celebran las XXI Jornadas Gastronómicas de la alcachofa, en donde en los restaurantes participantes se proponen unos menús cuyo ingrediente principal, como no podía ser de otra forma es la alcachofa.

Os dejo con la receta. Una receta sencilla y sin nada de complicación.

Alcachofas a la provinciana

Ingredientes
8 alcachofas
2 tomates de pera maduros
1 cebolleta
1 diente de ajo
100 ml de vino blanco
1 vasito de agua
1 limón
aceite de oliva
pimienta
sal
Elaboración
Pelamos y picamos la cebolleta y el diente de ajo.
Escaldamos los tomates y una vez fríos les quitamos la piel y trituramos junto con el ajo picado.
Limpiamos las alcachofas quitando las hojas externas mas duras y cortamos las puntas y los tallos, partimos por la mitad y las ponemos a cocer en una olla con abundante agua, sal y unas gotas de zumo de limón.
Cuando las alcachofas estén tiernas, las escurrimos y reservamos.
En una cazuela calentamos el aceite y freímos la cebolleta. Cuando transparenta añadimos el tomate y sofreímos a fuego suave unos 8 minutos.
Sazonamos con sal y pimienta, añadimos el vino, dejamos reducir y a continuación incorporamos las alcachofas echamos un vasito de agua y cocinamos unos minutos hasta que la salsa espese.

En la cazuela terminadas

alcachofas a la provinciana
Listas para comer
alcachofas a la provinciana

Os dejo una pequeña introducción sobre esta hortaliza tan deliciosa.

alcachofa La alcachofa o alcaucil es una planta que pertenece al género "Cynara".
Procede de Egipto ya que existen referencias en dibujos grabados en las tumbas. Tanto los romanos como los griegos la comieron en abundancia ya que le otorgaban poderes afrodisíacos.



zeus
El nombre científico, según se cuenta, proviene de un mito griego que refiere que existía una mujer muy guapa que se llamaba Cynara.
Zeus, padre de los Dioses, se enamoró de ella, cosa normal teniendo en cuenta lo bella que era, la convirtió en diosa y la llevó al monte Olimpo, lugar donde moraban los dioses. Pero Cynara echaba mucho en falta a su familia y un día decidió bajar a la tierra  para visitarla. Zeus al enterarse se enfureció y convirtió a la bella Cynara en una alcachofa. Sea o no cierto este mito algo debe de haber ya que tanto la flor como el fruto de la alcachofera son una preciosidad además de ser un bocado exquisito.



Esta es su composición por 100 gramos

Confío que tanto la receta como la breve historia sea de vuestro agrado.
Firma

lunes, 18 de enero de 2016

Guiso de patatas con chistorra

La chistorra es un tipo de embutido de origen vasco-navarro y aragonés elaborado con carne picada fresca de cerdo, aunque también puede ser una mezcla de carnes de cerdo y de res, y que contiene ajo, sal y pimentón que suele darle un color rojo característico.
Suelo hacerla con cierta asiduidad, de hecho tengo unas cuantas recetas con este rico embutido en el blog. Os dejo unos enlaces por si os apetece verlos.


Es un embutido que admite muchas formas de preparación, frita, en revuelto, en tostas, etc, pero de cualquier forma está deliciosa. En esta ocasión la he preparado con patatas.

Guiso de patatas con chistorra

Ingredientes
4 patatas medianas
2 chistorras (150 gr)
1 puerro (la parte blanca)
100 ml de vino blanco
2 dientes de ajo
1 hoja de laurel
1/2 cucharadita de pimentón
1/2 de cucharadita de cúrcuma
1/2 de cucharadita de cominos molidos
1 pimienta de cayena (opcional)
aceite de oliva
sal

Elaboración
Pelamos y rompemos las patatas en trozos no muy grandes. Reservamos cubiertas de agua.
Pelamos y picamos finamente la parte blanca del puerro. Reservamos.
La parte verde del puerro, una vez bien limpia, la ponemos a cocer en un cazo con agua y sal. Cuando está tierno lo sacamos, colamos el caldo y reservamos.
Pelamos y picamos los ajos y los ponemos a freír en una cazuela con un fondo de aceite. Cuando empiezan a bailar incorporamos el puerro picado y sofreímos. Cuando transparenta añadimos la chistorra cortada en rodajas, cocinamos unos minutos y agregamos el vino. Dejamos reducir y echamos las patatas. Rehogamos unos minutos y añadimos el pimentón, la cúrcuma y los cominos. Removemos bien para integrar, incorporamos la hoja de laurel y cubrimos con el caldo de cocer la parte verde del puerro. Llevamos a ebullición y cuando comienza a hervir bajamos a fuego suave y cocinamos unos 20 minutos o hasta que las patatas estén en su punto.
A media cocción salamos y agregamos la pimienta de cayena, si se utiliza.
La parte verde del puerro, una vez escurrida la aderezamos con un poco de aceite y vinagre y tenemos una tapa fabulosa.

Os dejo dos versiones. La primera foto es tal como las preparé por primera vez, la segunda foto es la que hecho hace unos días. ¿Con cual os quedáis? con la de más caldo o con la de menos.
Las dos están de fábula. Lo dejo a vuestra elección

patatas guisadas con chistorra

patatas guisadas con chistorra
Un plato que viene muy bien en estos días. Espero que sea de vuestro agrado.
Firma

lunes, 11 de enero de 2016

Brócoli con jamón

¿Que tal se han pasado las fiestas? ¿Como han venido los Reyes Magos? Espero que las hayáis pasado estupendamente y que los regalos hayan inundado vuestras casas. 
Después de muchos días de fiestas en donde las comidas, cenas y  dulces han sido los protagonistas, toca volver a la cruda realidad observando con preocupación como esos excesos han dejado su huella en forma de algunos gramos de más en nuestros cuerpos. Toca ahora eliminarlos y nada mejor que comenzar con unos platos ricos y sin muchas calorías como son las verduras. 

Brócoli con jamón

Ingredientes
230 gr de brócoli (una bolsa de brócoli en ramilletes)
1 cebolla mediana
90 gr de jamón en taquitos
100 ml de vino blanco
2 dientes de ajo
aceite de oliva
sal

Elaboración
En una cazuela ponemos agua abundante a calentar. Cuando comience a hervir salamos y añadimos el brócoli. Bajamos la intensidad el fuego y cocemos unos 7 minutos hasta que se ponga tierno. Sacamos y dejamos escurrir. Reservamos.
Pelamos y picamos la cebolla y los dientes de ajo y los sofreímos en una sartén con un fondo de aceite de oliva y cocinamos a fuego suave hasta que transparente.
Incorporamos el jamón, removemos hasta que cambie de color y añadimos el vino. Dejamos reducir añadimos el brócoli, sazonamos y removemos unos minutos para mezclar sabores.

brócoli con jamón
Espero que haya sido de vuestro agrado.
Mi deseo es que tengáis un estupendo y fabuloso año.
Firma