lunes, 2 de marzo de 2015

Tarta (casi) Red Velvet

Tenía ganas de hacer esta tarta y como para un día determinado había muchas circulando por la blogosfera después de mucho ver me decidí por intentar hacer la que se publicó en un blog del que soy seguidor y que hace unas recetas fabulosas. El blog en cuestión es Delicias Baruz. Después de preguntarle varias cosas sobre la tarta a las que me contestó con rapidez y gran amabilidad me decidí a hacerla. Obviamente la comparación entre una y otra está fuera de lugar. Clara de Delicias Baruz, es una sensacional cocinera y yo un mero aficionado. Si queréis ver la original aquí os la dejo: Delicias Baruz Tarta Red Velvet. Aprovecho esta entrada para expresarle a Clara mi más sincero agradecimiento por todas sus atenciones confiando en que sea benévola y no le saque muchos defectos aunque estoy seguro de que los tiene jj. Gracias Clara.

Las únicas modificaciones que he introducido las he marcado en cursiva y subrayadas. El resto es todo idéntico a excepción de la marca del colorante que no la encontré y tuve que utilizar otro que creo no fue lo suficiente fuerte para darle ese color rojo tan bonito que tiene la tarta, de ahí el que la haya titulado casi Red Velvet. Para ser la primera vez no me puedo quejar. Espero que seáis indulgentes conmigo y que las críticas no sean muchas ni exacerbadas.

Tarta (casi) Red Velvet

Ingredientes
Para el bizcocho
125 gr de mantequilla sin sal
240 gr de azúcar
2 huevos grandes
240 gr de harina
30 gr de cacao en polvo
1 cucharadita de levadura en polvo
1 cucharadita bicarbonato sódico
1 cucharadita de sal
240 ml de leche + 2 cucharadas de zumo de limón para hacer la buttermilk.
cucharada y media de colorante rojo
1 cucharada de vinagre blanco
1 cucharada de extracto de vainilla
Para el frosting de queso crema:
250 gr de queso crema
80 gr de mantequilla
200 gr de azúcar glas

Elaboración
Precalentamos el horno a 180ºC
En un bol preparamos la buttermilk. Ponemos la leche con el limón y dejamos en reposo unos 15 minutos. Añadimos el colorante y mezclamos bien. Reservamos.
En otro bol mezclamos los ingredientes secos tamizados (harina, cacao, levadura y sal).
En un bol grande ponemos la mantequilla a temperatura ambiente y batimos, cuando quede como pomada añadimos el azúcar y seguimos batiendo. Cuando esté bien integrado incorporamos los huevos uno a uno, no agregamos el segundo hasta que el primero no esté bien integrado, una vez bien mezclados añadimos la vainilla y mezclamos para integrar todo. A continuación añadimos los ingredientes secos en tres veces, alternando con la buttermilk y batimos hasta que obtengamos una mezcla perfectamente homogénea. Finalizada la operación añadimos el vinagre mezclado con el bicarbonato e integramos bien.
Rellenamos un molde desmoldable e introducimos en el horno previamente calentado durante 45 minutos.  En mi horno lo tuve que tener 48 minutos. Saqué del horno y lo dejé reposar toda la noche.
Al día siguiente preparé el frosting de queso crema siguiendo este proceso: se pone en el vaso de batidora la mantequilla a temperatura ambiente y se bate hasta que alcance punto pomada, se añade el azúcar poco a poco sin dejar de batir y por último el queso crema y seguimos batiendo hasta obtener una mezcla homogénea. Introducimos en el frigorífico hasta montar la tarta.
Por las medidas de mi molde, es de 22 cm, no me dio opción más que a poner una sola capa de relleno.
Para montar la tarta, como no tengo lira lo tuve que cortar a pulso, no salió nada mal. Cubrimos la mitad inferior con el frosting, tapamos con la otra mitad y cubrimos la superficie y los laterales. Y aquí están las fotos.
Frosting
tarta, red velvet, frosting
Parte inferior de la tarta
tarta, red velvet, frosting
Rellena
tarta, red velvet, frosting
Unida y terminada de cubrir
tarta, red velvet, frosting
Trozo de prueba
tarta, red velvet, frosting
Vista
tarta, red velvet, frosting
Aunque el color no era muy rojo, creo que debido al colorante, si que salió con un tono rojizo pero no como el que quería. De sabor y textura una maravilla. Confío en que sea de vuestro agrado.
Firma

jueves, 26 de febrero de 2015

Arroz viudo al horno

En esta nueva andadura de Recetario Mañoso fue elegida como anfitriona para este trimestre Toñi del blog Qué se cuece en mi cocina? teniendo como tutora a Sefa del blog El buen yantar. Se pueden presentar recetas, una por cada uno de los tres ingredientes propuestos a saber, borrajas, arroz y conejo. Mi primera propuesta fue una crema de borrajas, ahora, para la segunda he optado por un arroz.
Y quizás os preguntareis el porqué del título de la entrada "Arroz viudo". La respuesta no es difícil, se llama viudo o pobre, yo me he decantado por viudo, por llevar pocos ingredientes y entre ellos no figuran los que conforman el plato de arroz al horno tradicional, como son entre otros, costillas de cerdo, longaniza, morcilla, chorizo, etc. 
Los arroces valencianos se clasifican en paellas, secos, caldosos y al horno y en cada uno de esos grupos existen uno o dos platos emblemáticos. En el primero es la paella valenciana; en el de los secos, arroz a banda; en el de los caldosos, sobresale el arròs amb fesols y naps; y en el cuarto grupo, el arroz al horno, el arroz con costra o el rossejat.
De este último grupo os dejo esta sencilla forma de preparar un arroz al horno y que creo os gustará. Esta es mi segunda aportación a Recetario Mañoso, ya solo me falta la tercera, conejo, duro reto ya que nunca he hecho aunque alguna vez ha de ser la primera no? Sin más os dejo con este arroz

Arroz viudo al horno

Ingredientes
320 gr de arroz
2 patatas
2 tomates
1 bote pequeño de garbanzos cocidos
1 cabeza de ajos entera
hebras de azafrán
aceite de oliva
sal

Para el caldo
1 cebolla
1 tomate
la carcasa de un pollo
2 alitas de pollo
2 clavos de olor
sal
agua

Elaboración
Precalentamos el horno a 200ºC.
Prepararemos el caldo poniendo en una olla agua con el tomate, la cebolla pelada a la que le hemos incrustado los clavos de olor, la carcasa del pollo y las alitas. Hervimos a fuego suave y desespumamos cada vez que lo requiera. A los 20 minutos colamos el caldo, salamos y apartamos doble medida que la de arroz y mantenemos próximo a ebullición. 
Escurrimos los garbanzos cocidos, los pasamos por agua del grifo y reservamos.
Lavamos los tomates y los cortamos en rodajas. Reservamos.
Pelamos las patatas y las cortamos en rodajas no muy gruesas, salamos y las sofreímos unos minutos en una sartén con un fondo de aceite. Las sacamos, escurrimos y las colocamos, formando una cama, en el fondo de un recipiente plano que pueda ir al horno. Cubrimos con caldo, echamos las hebras de azafrán y dejamos cocinar en el horno unos 15 minutos.
Sacamos, comprobamos de sal, echamos el arroz, repartimos por todo el recipiente, agregamos los garbanzos escurridos, la cabeza de ajos entera y el resto del caldo y horneamos unos 10 minutos.
Retiramos del horno, disponemos las rodajas de tomate por la superficie y metemos de nuevo al horno 8 minutos o hasta que el caldo se absorba. Dejamos unos minutos en reposo y listo para servir.

Reposando
arroz, pobre, horno
Listo para degustar
arroz, pobre, horno
Espero que este arroz sea de vuestro agrado.
Firma

martes, 24 de febrero de 2015

Huevos fritos con pimientos de Padrón

Para este mes de febrero la comunidad en Google+ Cocineros del Mundo propone dos ingredientes para su reto: Huevos o Cítricos. No suelo participar en retos, hay que disponer de tiempo y lo cierto es que eso no me sobra, pero de vez en cuando procuro poner alguna receta no con el ánimo de ganar sino con el de participar. y con ese espíritu pongo esta entrada. Un plato que es conocido y degustado en casi todos los hogares, sin complicaciones y que por su sencillez lo puede hacer hasta un niño, eso sí, vigilado. ¿Qué tiene el humilde huevo que con cualquier cosa con la que se le acompañe conforma un plato que gusta a todos? Algo debe tener porque ya sea en tortilla, rellenos, en revueltos o simplemente fritos, el huevo forma parte fundamental en la cocina y en la alimentación. 
No me extiendo más para no cansar solo me resta decir que con esta receta participo en el Reto de Febrero 2015 de Cocineros de Mundo en Google+ en el apartado de Salado

Huevos fritos con pimientos de Padrón

Ingredientes
1 huevo por persona
pimientos de Padrón
2 dientes de ajo
aceite de oliva
sal

Elaboración
Lavamos los pimientos, los dejamos sobre papel absorbente para escurrir y reservamos.
Pelamos los ajos y los cortamos en rodajas.
En una sartén calentamos aceite de oliva, echamos los ajos y cuando toman color los sacamos. En el mismo aceite freímos los pimientos de Padrón. Sacamos y colocamos sobre papel absorbente.
Ponemos de nuevo la sartén con el aceite de freír al fuego y cuando vemos que humea echamos el huevo, previamente cascado, teniendo la precaución de no quemarse con las salpicaduras de aceite. Salamos y cuando los bordes toman color retiramos del fuego y emplatamos junto con los pimientos.
Como me gusta el aceite lo regué con profusión, cogí la barra de pan y a disfrutar.

huevos, pimientos, Padrón
Plato sencillo, barato y que cada vez que lo hago lo disfruto y si lo acompañáis con unos filetes de jamón serrano, vuelta y vuelta y unas patatas fritas adquiere tintes de lujo. Espero que a vosotros también os guste.
Firma

lunes, 16 de febrero de 2015

Postre de caqui con galleta, yogur, queso y nata

He puesto dos recetas seguidas de postres cuando normalmente voy alternando, pero como se acercaba un día un tanto especial, aunque no lo celebre, pensé en poner esta receta el jueves pero el ordenador me jugó una mala pasada y me dejó tirado. Subsanado el fallo y aunque ya ha pasado ese día os dejo con este delicioso postre. Creo que hay 365 días al año para celebrarlo.
Ya la temporada del caqui está llegando a su fin. De los que me regalaron solo quedaba uno y me decidí a prepararlo de esta forma. En mi opinión es una delicia y creo que para la próxima temporada lo repetiré en más de una ocasión.

Postre de caqui con galleta, yogur, queso y nata

Ingredientes
1 caqui
1 yogur griego
1 cucharada colmada de queso para untar
1 cucharada de miel
4 galletas oreo
200 ml de nata para montar
canela molida
cacao en polvo
azúcar al gusto

Elaboración
Pelamos el caqui, lo cortamos en trozos medianos y lo trituramos en el vaso de la batidora. Reservamos.
En un bol ponemos el yogur griego, el queso de untar y la miel. Mezclamos todo bien y reservamos.
Colocamos las galletas oreo en una bolsa de plástico y pasamos el rodillo para triturarlas. Reservamos.
Montamos la nata con el azúcar y reservamos.
En un vaso o copa ponemos una capa de caqui, encima una de galletas y encima una de yogur. Vamos alternando capas en ese orden hasta acabar los preparados, procurando que la última capa sea de caqui.
Espolvoreamos la última capa de caqui con un poco de canela molida, coronamos con la nata montada y esparcimos con cacao en polvo.

postre, caqui, galletas, oreo, yogur, nata

Ha sido uno de los postres que más me ha gustado. Espero que a vosotros también.
Firma