lunes, 29 de junio de 2020

Empanada casera de atún y zamburiñas. Feliz verano.

Aprovechando que en estos días se ha celebrado la noche de San Juan y aunque por la situación por la que estamos pasando, las fiestas y quema de hogueras no pudieron celebrarse decidí preparar una empanada para celebrar ese día y también el de hoy, San Pedro, festivo en esta ciudad. Hoy estarían en pleno apogeo las fiestas en el Grao de Castellón pero como en tantos lugares se han tenido que suspender. Estas fechas son las que dan el pistoletazo de salida de la temporada estival.
Y por dicho motivo, con esta entrada dejo descansar el blog durante los meses de verano. Un verano que va a ser totalmente distinto a los que hemos conocido, pero no queda más remedio que asumirlo. Lo que hace falta es que todos nos concienciemos de la situación, siendo responsables en la medida que podamos, para no dar lugar a tener que volver a las andadas de no hace mucho. No hay que confiarse.
Os dejo esta receta tal como me la dieron y como me la dijeron. Quizá su aspecto no sea el mejor, en cuestión de masa tengo que practicar, pero os aseguro que de sabor estaba de rechupete.

Empanada casera de atún y zamburiñas

Ingredientes
Para la masa
600 g de harina
1 huevo
25 g de levadura fresca
100 ml de vino blanco
100 ml de aceite del de hacer el relleno
150 ml de agua
sal
Relleno
3 cebollas medianas
1 pimiento verde italiano
1 lata de pimientos morrones mediana
3 latas de atún en aceite
1 lata de zamburiñas
2 huevos cocidos
200 ml de tomate natural triturado
1 cucharada de postre de pimentón dulce
sal
aceite de oliva virgen extra

Elaboración
Calentamos en una sartén un fondo de aceite de oliva, sofreímos las cebollas y el pimiento verde cortados en brunoise. Añadimos el atún y las zamburiñas, todo escurrido. Rehogamos 5 minutos incorporamos el tomate y el pimentón y cocinamos otros 5 minutos. Dejamos escurrir y reservamos.
Haremos la masa colocando la harina en un bol, hacemos el hueco en el centro y agregamos el huevo, la sal y la levadura desmenuzada y mezclamos todos los ingredientes. Añadimos poco a poco el vino, el aceite de escurrir el sofrito y el agua sin dejar de trabajar la masa hasta que quede compacta y se despegue de las paredes del bol. Si faltara aceite para tener los 100 ml, se le añade hasta completarlos. Dejamos reposar unos 15 minutos, no hay que dejar levar.
Cocemos los huevos en un cazo con agua, sal y un chorreón de vinagre durante unos 10 minutos. Refrescamos con agua del grifo, dejamos enfriar, los pelamos y troceamos. Reservamos.
Hacemos dos partes con la masa, estiramos una de ellas con la ayuda de un rodillo, añadimos el relleno,  ponemos una capa con los pimientos morrones cortados en tiras, cubrimos con los huevos cocidos troceados y tapamos con la otra parte de la masa y cerramos, hacemos en el centro un orificio, pinchamos la superficie y pincelamos con el huevo batido.
Introducimos en el horno precalentado a 185° C unos 45 minutos hasta que veamos que la superficie adquiere un tono dorado.

empanada casera de atún y zamburiñas


Espero que os guste.
Que disfrutéis del verano donde quiera que estéis junto a vuestras familias, eso sí, sin bajar la guardia.
Procuraré no dejar de visitaros aunque no sea con la frecuencia que desearía, pero las circunstancias técnicas mandan. Espero y deseo que nos podamos seguir viendo a la vuelta.
Feliz verano

lunes, 22 de junio de 2020

Ensalada de alubias blancas con mejillones en escabeche

El pasado sábado dio comienzo el verano. Un verano que en este año va a ser un tanto atípico debido a las circunstancias por todos conocidas. En las playas no se van a ver muchas aglomeraciones, eso al menos es lo que están anunciando y tampoco las piscinas se van a ver llenas de usuarios. No sé como va a terminar todo esto pero la que está cayendo y lo que se avecina va a ser épico.

También ese mismo día tuvimos un nuevo episodio de Aló presidente, esperemos que, por suerte, sea el último y no nos castigue más. Como era de esperar fue una comparecencia de autobombo porque según anunció gracias a sus medidas se han conseguido salvar a 450.000 personas. Lo que no se ha oído en todas sus comparecencias ha sido un reconocimiento de autocrítica a su gestión, aunque ya sabemos que eso queda para los demás, ellos quedan muy por encima del resto de mortales.

Pero a base de mentiras iremos pasando los días, que de eso es de lo que se trata. Cuando no saben ni contar el número de fallecidos se permiten, en sus apariciones televisivas, la desvergüenza de aventurar el número de los que con sus actuaciones han librado de la pandemia. Una mentira repetida mil veces se convierte en una realidad. Y hay que reconocer que en esto son unos expertos en mentir y maestros en el agitprop.

Ayer domingo se dio por finalizado el estado de alarma. Han sido más de tres meses y eso se ha dejado notar en muchos negocios, trabajo y actividades. Aunque persisten ciertas limitaciones ya se pueden realizar la mayoría, pero la asistencia a espectáculos y lugares cerrados sigue siendo muy controlada.
En estos tres meses de estado de alarma la pandemia nos ha arrebatado a 28.313 personas, según las cifras oficiales aunque reconocen que todavía tienen que ubicar, según palabras del director de Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, a 13.000, con lo que las cifras podrían ascender a más de 50.000, números más reales según estamentos no oficiales.

Y aunque ya hemos entrado en verano y las legumbres parezcan ser más de otra estación creo que también pueden ser cocinadas y consumidas en este tiempo ya que su consumo es esencial. De ahí el que las haya preparado en ensalada junto con unos ingredientes que además de sabor le proporcionan un aporte extra ya que las conservas mantienen intactas las cualidades nutricionales de los alimentos.
A ver que os parece esta ensalada de alubias blancas. Espero que os guste.

Ensalada de alubias blancas con mejillones en escabeche

Ingredientes
1 bote de alubias cocidas (570 gr)
1 huevo
1/2 pimiento rojo
1 cebolleta
1 lata de mejillones en escabeche
1 lata de berberechos
1 lata de maíz dulce
aceite de oliva virgen extra
sal

Elaboración
En un cazo con agua, sal y un chorreón de vinagre cocemos el huevo durante 10 minutos. Refrescamos con agua del grifo, pelamos, cortamos en rodajas y reservamos.
Lavamos las alubias, las escurrimos y las ponemos en un bol. Reservamos.
Lavamos el pimiento, le quitamos el pedúnculo y las semillas, lo partimos en tiras y luego en cuadraditos.
Pelamos y picamos la cebolleta muy fina.
Abrimos las latas de mejillones y de berberechos. Escurrimos los caldos y reservamos el de los mejillones.
Incorporamos la cebolleta picada, el pimiento rojo, el maíz, los mejillones y los berberechos al bol de las alubias, salamos, regamos con aceite de oliva y un poco del caldo de los mejillones, removemos para mezclar y cubrimos con las rodajas de huevo duro.



Ya va faltando menos para que llegue el descanso porque en estos últimos meses la cocina ha sido uno de los lugares en los que se ha pasado más tiempo en un casa.
Lo que no hay que olvidar es que tenemos que seguir cumpliendo todas las normas para evitar el contagio. No hay que confiarse porque ya se está viendo lo que está ocurriendo en otros lugares que se creía ya estaba superada la pandemia. ¡Cuidaros.!

lunes, 15 de junio de 2020

Revuelto con fritada sobrante de bonito

Cuando es la temporada del bonito suelo prepararlo con frecuencia dado que es uno de los pescados que más nos gustan. La semana pasada en el mercado había unos bonitos que estaban pidiendo ser comprados para disfrutarlos. Y eso fue lo que hice.

Volví a repetir una de las recetas que tengo publicadas. En este caso hice la de bonito sabroso.
Como no está la cosa para despilfarrar todo el sobrante de lo que se cocina hay que aprovecharlo, con ello ahorramos tiempo y también dinero que dada la situación nos vendrá muy bien. En mi caso me sobró poco menos de un vaso de la fritada. Decidí guardarla para poder utilizarla en otra ocasión.

Y esta no tardó en llegar ya que este pasado miércoles pensé en utilizarla y preparar un revuelto que me sirviera de cena dado que a mi mujer no hay quien la saque de su ensalada y aunque también es mi cena de casi todas las noches en esta ocasión quería variar y así aprovechar esa rica fritada. Como veréis la receta no tiene dificultad alguna, como no dispondremos muy a menudo de sobrante de fritada, este revuelto se puede hacer solo con un sofrito de tomate y un diente de ajo junto con un poco de aceite, el resultado os va a gustar. Encontrarse con trocitos de bonito al saborear el revuelto es una delicia. Espero que sea de vuestro agrado.

Revuelto con fritada sobrante de bonito

Ingredientes
2 huevos
Sobrante de fritada de bonito sabroso. Poco menos de un vaso
sal
pimienta negra molida

Elaboración
En una sartén, sin aceite, ya que lo lleva la fritada, calentamos, a fuego suave, la fritada sobrante.
Cascamos los huevos y  los batimos en un bol con sal y una pizca de pimienta negra molida.
Cuando la fritada toma calor añadimos los huevos batidos y removemos hasta que cuajen.

fritada sobrante
fritada sobrante
revuelto terminado
revuelto con fritada

revuelto con fritada

Como os he dicho al comienzo la receta es de aprovechamiento. De ahí que me haya decidido proponerla para el proyecto que Marisa, del blog Thermofan, tiene para no desaprovechar ningún alimento que tengamos guardado o que nos haya sobrado de alguna otra elaboración y que no es otro que 1+/- 100, desperdicio 0.
Espero, Marisa, que cumpla las condiciones y que de esa forma pueda ser incluida.

 

lunes, 8 de junio de 2020

Judías verdes marquesado

Hoy con esta entrada quiero rendir un pequeño homenaje a una zona o comarca de Granada que se llama Marquesado del Zenete, situada al sur de Guadix y a las faldas de Sierra Nevada, y que está compuesta por una serie de pueblos pequeños pero cada uno de ellos con un encanto especial. Y fue en uno de ellos, Lanteira, en donde pasaba los veranos y donde el paso de los años no ha impedido que los recuerdos queden olvidados sino todo lo contrario y es que creo que a medida que pasa el tiempo y uno se va haciendo mayor es cuando afloran con mayor fuerza, señal de que aquellos días vividos quedan marcados en la memoria haciendo que su recuerdo permanezca imborrable.

No es que la receta sea de allí, si la he denominado con ese nombre es porque uno de los ingredientes formaba o forma parte de un plato, las gachas, hechas con harina de maíz que, una vez cocida, se extendía por las paredes del bol o perol y que en el interior, posteriormente se echaba un caldo hecho con un majado a base del pimiento choricero tostado en aceite caliente sin que llegue a quemarse y un par de dientes de ajo y sal, hecho en un mortero, sofrito de tomate, y pimientos verdes asados. Obviamente con esas gachas no había platos, era cucharada y paso atrás. Eran otros tiempos.

Es posible que la situación por la que estamos pasando haya influido y es que estar tanto tiempo confinado sin poder salir ni relacionarse con amigos ni conocidos ha hecho que, para no caer en la desgana, la mente haya tenido que trabajar a marchas forzadas, porque ya son casi tres meses de reclusión forzosa y aunque se hayan relajado algunas medidas, la nueva normalidad que nos quieren vender no parece vaya a ser muy halagüeña.
Cambiando de tercio, aquí os dejo estas judías verdes que espero sean de vuestro agrado.

Judías verdes marquesado

Ingredientes (2 pax)
350 gr de judías verdes
1 patata
2 dientes de ajo
2 ñoras
1 rebanada de pan del día anterior
2 tomates secos
aceite de oliva
sal

Elaboración
Cortamos las puntas a las judías, las cortamos en trozos y luego por la mitad a lo largo.
Pelamos la patata y la cortamos en cachelos.
Escaldamos las ñoras 2 minutos en un cazo con agua hirviendo. Dejamos refrescar, quitamos las semillas y extraemos la carne con ayuda de una cuchara y la ponemos en un mortero.
Los tomates los ponemos a hidratar en un bol con agua.
Una vez hidratados, los cortamos en trozos finos y reservamos.
En una cazuela ponemos a calentar agua , cuando comienza a hervir, incorporamos las judías verdes y las patatas. Salamos y cocinamos unos 20 minutos. Escurrimos y reservamos.
En una sartén con un poco de aceite sofreímos los ajos picados. Cuando toman color los sacamos y colocamos en el mortero junto a la carne de la ñora.
En ese mismo aceite freímos la rodaja de pan que previamente hemos troceado.
Cuando está frita sacamos y dejamos escurrir sobre papel absorbente. Agregamos al mortero y machacamos todo. Incorporamos un poco de agua de cocer las ñoras y removemos hasta conseguir una salsa ligada.
En la sartén donde hemos freído los ajos y el pan echamos los tomates hidratados. Removemos y agregamos las judías verdes con la patata. Sofreímos unos minutos y regamos con un poco de la salsa de ñoras. Removemos para mezclar bien y servimos.

judías verdes marquesado
Espero que os hayan gustado.

Así estaba ayer domingo la playa antes de la tormenta.

playa Benicasin 20200607

No puedo pasar por alto los acontecimientos que estamos viviendo en estos días. Y es que viendo la cantidad de personas que se han quedado sin trabajo, es inexplicable que nuestro presidente, siga aumentando el número de altos cargos designados "a dedo" o enchufando a un amigo sin mostrar el mínimo sonrojo. Muy lejos quedan las declaraciones en 2014, del entonces aspirante a la Secretaría General del PSOE, cuando afirmaba que «el enchufismo y la endogamia van a acabar». Eso fue lo que en su día dijo y esto es lo que ahora hace, esta es su transparencia y su honradez y esa es su verdad "del dicho al hecho hay mucho trecho".
Ya va faltando menos para que llegue la nueva normalidad, mientras eso sucede ¡cuidaros!