lunes, 19 de octubre de 2020

Patatas guisadas con salchichas caseras y pimientos

Parece que el frío se ha hecho notar en especial en determinadas zonas. Por aquí lo cierto es que las temperaturas son agradables aunque a primeras horas de la mañana y por la tarde se agradece algo de abrigo. Por tal motivo he decidido preparar un plato de cuchara y de esa forma entonar el cuerpo. Suelo comprar la carne en una carnicería cercana a donde vivo ya que sus productos son todos caseros, están de vicio y son de total confianza. Y si a todo ello se le añade los malos momentos que están pasando los pequeños comercios por la situación por la que estamos pasando me reafirmo más en hacer las compras en esos lugares. 
En esta ocasión las he preparado formando parte de un guiso con patatas, aunque también las tenéis por si os apetecen al horno, en timbal de patatas, o con tomate a la cerveza. 
Estoy seguro que de cualquier forma como las preparéis os van a gustar.
Sin más prolegómenos os dejo la manera como he preparado este guiso. A ver si os gusta.

Patatas guisadas con salchichas caseras y pimientos
 
Ingredientes
3 patatas medianas
5 salchichas caseras
1/2 cebolla
1 pimiento verde italiano
1/2 pimiento rojo
1 cucharada de tomate frito
2 dientes de ajo
100 ml de vino blanco
1/2 cucharadita de ras el hanout
1 hoja de laurel
aceite de oliva virgen extra
sal 
 
Elaboración
Pelamos y rompemos las patatas.
Pelamos y picamos la cebolla, los dientes de ajo y los pimientos. Reservamos.
Troceamos las salchichas y reservamos.
Ponemos a calentar una cazuela con un fondo de aceite. Cuando toma calor, echamos los ajos picados. Cuando empiezan a bailar añadimos la cebolla y los pimientos y pochamos a fuego suave. Cuando la cebolla transparenta incorporamos las salchichas y el tomate frito. Rehogamos hasta que cambian de color y añadimos el vino blanco. Dejamos reducir y  cocinamos a fuego suave unos minutos. Echamos las patatas, el ras el hanout y la hoja de laurel. Cubrimos con agua y cocinamos a fuego suave hasta que las patatas están hechas. 

Patatas guisadas con salchichas caseras y pimientos

Que paséis una buena semana y sobretodo que os cuidéis mucho.

martes, 13 de octubre de 2020

Revuelto de guisantes con jamón sobre cama de quinoa

Ya estamos de vuelta a la rutina aunque no a la normalidad y parece que al paso que vamos, esa nueva normalidad tan en boca de nuestros gobernantes, prensa y televisión, donde no hay día que no se repita miles de veces, va para largo. 
El gobierno sigue con lo único que sabe hacer a la perfección, y no es otra cosa que improvisar, poner parches, que solo conducen a no saber lo que se tiene que hacer ni en lo referente al COVID ni en lo referente a Economía, ya que seguimos siendo uno de los países con mayor número de contagios a lo que se suma ser uno de los últimos en recuperación económica. Y las previsiones son escalofriantes ya que el desplome del PIB será, para el año próximo, de un 11,2%, la deuda pública situada en torno a un 118% y el techo de gasto para 2021 cerca de los 200.000 millones, máximo histórico con una tasa de paro prevista del 16,9%. La que nos espera con este gobierno va a ser inenarrable, pero por lo que parece y según las encuestas lo están haciendo a las mil maravillas. Si no fuera porque es para llorar se podría hacer una película con Cantinflas como primer actor explicando esta situación, que es para estudiarla.
 
Ayer fue Nuestra Señora del Pilar, día grande en Zaragoza, aunque en esta situación no creo que la ciudad esté para muchas fiestas pero viendo lo que se ve, cualquiera sabe. Aprovecho esta entrada para, desde aquí, aunque con un pequeño retraso, felicitar a todas las Pilares deseándoles que hayan pasado un fabuloso día.
 
Suelo hacer con bastante frecuencia guisantes porque además de estar ricos tienen muchas propiedades. Los preparo de distintas maneras, en crema, con arroz, a la francesa, con chistorra, con jamón, con albóndigas formando parte como acompañamiento y también con pescado.
No hace mucho empleé por primera vez la quinoa ya que había visto bastantes recetas con ese pseudocereal y me intrigó conocer su sabor, de ahí que volviera a repetir una receta con ese ingrediente. En esta ocasión lo he utilizado como acompañamiento formando la cama del principal. Y la verdad es que me ha gustado, obteniendo un plato muy completo y variado de sabor. Y si a todo ello se le añade unos lomos de lenguado sobrantes del día anterior se puede decir sin duda que la preparación sirve como plato único. Aquí os la dejo.

Revuelto de guisantes con jamón sobre cama de quinoa

Ingredientes
150 gr de guisantes congelados
90 gr de jamón en taquitos
2 huevos
50 gr de quinoa
3 dientes de ajo
1 pastilla de caldo de carne
50 ml de vino blanco
aceite de oliva virgen extra
agua
sal

Elaboración
Ponemos a calentar un cazo con agua, un diente de ajo y la pastilla de caldo desmenuzada. Cuando comience a hervir añadimos los guisantes. Llevamos de nuevo a ebullición y los cocemos durante 10 minutos o hasta que estén tiernos. Apartamos del fuego, colamos y reservamos.
En un colador ponemos la quinoa y la pasamos por agua del grifo para eliminar impurezas.
En otro cazo calentamos un poco de aceite, echamos un diente de ajo picado y cuando toma color añadimos la quinoa escurrida. Removemos un poco y añadimos el agua, triple volumen que el de la quinoa. Llevamos a ebullición, salamos al gusto y cocemos según indicaciones del fabricante, en mi caso 15 minutos. Apartamos del fuego, removemos y reservamos en el mismo cazo.
En una sartén ponemos un fondo de aceite, cuando toma calor añadimos un ajo picado y cuando comienza a bailar agregamos el jamón en taquitos, removemos y cuando cambia de color bañamos con el vino, dejamos reducir y agregamos los guisantes. 
Removemos y mantenemos a fuego muy suave.
Mientras cocinamos los guisantes, cascamos los huevos, salamos y batimos. 
Volcamos sobre los guisantes y removemos hasta que cuajen.
Emplatamos poniendo una cama de quinoa y sobre ella colocamos el revuelto de guisantes.
Yo acompañe con unos filetes de lenguado sobrantes del día anterior.




Como he aprovechado sobrante de otro plato y por si pudiera reunir las condiciones para ser incluida en el proyecto que Marisa, del blog Thermofan, tiene para no desaprovechar ningún alimento que tengamos guardado o que nos haya sobrado de alguna otra elaboración y que no es otro que 1+/- 100, desperdicio 0, me he decidido a incluirla en dicho proyecto.
Espero, Marisa, que cumpla las condiciones.
 
Aunque con retraso reitero mi felicitación a todas las Pilares que ayer celebraron su santo. ¡¡¡¡Felicidades!!!!

lunes, 5 de octubre de 2020

Verano atípico. COVID 19

Antes de entrar en materia me alegraría mucho de que todos os encontréis sin problema alguno y que el verano, dentro de las circunstancias especiales por las que estamos pasando, lo hayáis disfrutado. La entrada con la que doy inicio a la nueva normalidad, no es una receta, se trata de unas reflexiones que he hecho a lo largo de estos dos meses largos de descanso en el blog, que dicho sea de paso casi he querido continuar porque el ánimo no está muy subido. Debe ser por el ambiente de crispación que nos están inoculando cierta clase política que nos toca sufrir.
El verano ya pasó y se puede decir, sin temor a equivocarse, que no ha sido un verano como otro cualquiera. Mirando a su alrededor se ha podido ver que esa alegría que predominaba no hace mucho en esta ocasión no ha existido.Y es que las circunstancias mandan. Las playas, al menos por esta zona, no han estado concurridas, el paseo que otros años bullía de animación por la cantidad de fiberos que asistían al festival este año ha estado triste. Se nota miedo, se nota tristeza y sobretodo se nota apatía. Hay muchos establecimientos cerrados y en los que no lo están su ocupación es escasa. Parece como si a las nueve de la noche sonara una campana advirtiendo que el tiempo de disfrute se ha terminado. Muchos apartamentos que otros años estaban ya completos, permanecían vacíos. La situación no es como para tirar cohetes.
La nueva normalidad de la que tanto hablaba este gobierno no se deja ver. Lo que si se nota es el paro, comercios cerrados, bares y restaurantes con las persianas bajadas y con el cartel de se traspasa o cerrado. Esa es la nueva normalidad que nos espera, además de conocer que somos el país con más contagios de toda Europa. Pero eso a este gobierno que nos ha tocado sufrir le importa un bledo. Tiene otras preocupaciones mucho más importantes que preocuparse por la salud de todos o porque el paro disminuya, les da igual. Ellos a lo suyo, a seguir en el poder y a disfrutar de los beneficios de la casta que antes tanto criticaban, mientras los españolitos de a pie tenemos que seguir aguantando a estos vividores que lo único que preconizan es el paro, la crispación, las subvenciones por no dar palo al agua pero que con ello consiguen votos y con ello afianzarse en el poder. Ya, poco a poco, nos vamos pareciendo a una república bananera que, sin duda, es lo que algunos miembros de este gobierno desean. Todo llegará para nuestra desgracia si no somos capaces de remediarlo.
Y lo triste no es que solo estas imágenes de vacío se hayan podido ver en lugares de playa, aunque posiblemente hayan sido más llamativas sino que en otras ciudades el aspecto era muy similar. En estos meses hemos tenido que desplazarnos a Zaragoza en varias ocasiones y la animación que siempre tenía esa ciudad en esta ocasión brillaba por su ausencia como podéis ver en las fotos que he puesto.
Y, obviamente, las fiestas del Pilar que debían comenzar en esta semana han sido suspendidas aunque nos quedará esa frase tan pensada con la que nos bombardean a diario, Zaragoza celebra sus no fiestas del Pilar.  
Bueno, no me alargo más ya que no quiero amargaros el día que bastante lo hacen con tantas noticias alegres y sesgadas con las que nos inundan cada mañana desde hace ya bastante meses.
Nos seguiremos viendo si no ocurre nada, cosa que no está descartada.
 
Paseo por la noche. Como se ve, vacío
Paseo un sábado noche
Playa Hotel Voramar. Muy poca ocupación
Playa Hotel Voramar
Playa de Eurosol.
Playa Eurosol
Playa por la tarde
Tarde en la playa
Calle Alfonso, al fondo el pilar
Calle Alfonso, al fondo el Pilar
        Basílica del Pilar
Basílica del Pilar
La Seo
La Seo
Plaza del Pilar
Plaza del Pilar
Iglesia de Santa Engracia
Iglesia de Santa Engracia
Puerta del Carmen
Puerta del Carmen
Bar la Romareda
Bar La Romareda
Espero que a pesar de todo hayáis pasado un estupendo verano.

lunes, 29 de junio de 2020

Empanada casera de atún y zamburiñas. Feliz verano.

Aprovechando que en estos días se ha celebrado la noche de San Juan y aunque por la situación por la que estamos pasando, las fiestas y quema de hogueras no pudieron celebrarse decidí preparar una empanada para celebrar ese día y también el de hoy, San Pedro, festivo en esta ciudad. Hoy estarían en pleno apogeo las fiestas en el Grao de Castellón pero como en tantos lugares se han tenido que suspender. Estas fechas son las que dan el pistoletazo de salida de la temporada estival.
Y por dicho motivo, con esta entrada dejo descansar el blog durante los meses de verano. Un verano que va a ser totalmente distinto a los que hemos conocido, pero no queda más remedio que asumirlo. Lo que hace falta es que todos nos concienciemos de la situación, siendo responsables en la medida que podamos, para no dar lugar a tener que volver a las andadas de no hace mucho. No hay que confiarse.
Os dejo esta receta tal como me la dieron y como me la dijeron. Quizá su aspecto no sea el mejor, en cuestión de masa tengo que practicar, pero os aseguro que de sabor estaba de rechupete.

Empanada casera de atún y zamburiñas

Ingredientes
Para la masa
600 g de harina
1 huevo
25 g de levadura fresca
100 ml de vino blanco
100 ml de aceite del de hacer el relleno
150 ml de agua
sal
Relleno
3 cebollas medianas
1 pimiento verde italiano
1 lata de pimientos morrones mediana
3 latas de atún en aceite
1 lata de zamburiñas
2 huevos cocidos
200 ml de tomate natural triturado
1 cucharada de postre de pimentón dulce
sal
aceite de oliva virgen extra

Elaboración
Calentamos en una sartén un fondo de aceite de oliva, sofreímos las cebollas y el pimiento verde cortados en brunoise. Añadimos el atún y las zamburiñas, todo escurrido. Rehogamos 5 minutos incorporamos el tomate y el pimentón y cocinamos otros 5 minutos. Dejamos escurrir y reservamos.
Haremos la masa colocando la harina en un bol, hacemos el hueco en el centro y agregamos el huevo, la sal y la levadura desmenuzada y mezclamos todos los ingredientes. Añadimos poco a poco el vino, el aceite de escurrir el sofrito y el agua sin dejar de trabajar la masa hasta que quede compacta y se despegue de las paredes del bol. Si faltara aceite para tener los 100 ml, se le añade hasta completarlos. Dejamos reposar unos 15 minutos, no hay que dejar levar.
Cocemos los huevos en un cazo con agua, sal y un chorreón de vinagre durante unos 10 minutos. Refrescamos con agua del grifo, dejamos enfriar, los pelamos y troceamos. Reservamos.
Hacemos dos partes con la masa, estiramos una de ellas con la ayuda de un rodillo, añadimos el relleno,  ponemos una capa con los pimientos morrones cortados en tiras, cubrimos con los huevos cocidos troceados y tapamos con la otra parte de la masa y cerramos, hacemos en el centro un orificio, pinchamos la superficie y pincelamos con el huevo batido.
Introducimos en el horno precalentado a 185° C unos 45 minutos hasta que veamos que la superficie adquiere un tono dorado.

empanada casera de atún y zamburiñas


Espero que os guste.
Que disfrutéis del verano donde quiera que estéis junto a vuestras familias, eso sí, sin bajar la guardia.
Procuraré no dejar de visitaros aunque no sea con la frecuencia que desearía, pero las circunstancias técnicas mandan. Espero y deseo que nos podamos seguir viendo a la vuelta.
Feliz verano