jueves, 27 de enero de 2011

Cordero al horno

De vez en cuando preparo esta carne pero solo para mi mujer y para mí. El resto prefiere otra cosa ya que el cordero solo lo comen en chuletitas y a la brasa y aquí en casa eso es imposible. Se toman el desquite cuando salimos a comer o en la chuletada que solemos preparar en la reunión que tenemos en casa de mi cuñado. Pero eso es otro tema.
En la carnicería donde suelo comprar tienen unas piernas de cordero estupendas; como enteras no las hago le pregunté si me la podría hacer en filetes. Me dijo que como quisiera, así que le pedí una, pesaba 1,2 kg, la hiciera a filetes y de paso le pregunté si me podía decir alguna forma para hacerla al horno. Total que allí me tenéis papel en ristre tomando notas taquigráficas de como las preparaba ella y de esa forma las hice yo. Estaban de rechupete, todo hay que decirlo.

Ingredientes
1 pierna de cordero a filetes
4 patatas medianas
1 puerro
10 dientes de ajo
2 hojas de laurel
250 ml de aceite
125 ml de brandy
125 ml de vino blanco
tomillo
romero
sal
pimienta

Preparación
Ponemos, la noche anterior, los filetes de cordero en una marinada hecha con 5 dientes de ajo machacados, las hojas de laurel, sal, pimienta, tomillo, romero, 200 ml de aceite y el vino blanco.
A la mañana siguiente cuando vayamos a hacerlas, precalentamos el horno a 200º.
Pelamos las patatas, las lavamos y cortamos en rodajas.
Picamos la parte blanca del puerro.
En una fuente de horno ponemos una cama con las patatas a rodajas, el puerro picado y los 5 dientes de ajo enteros y sin pelar y 50 ml de aceite. Introducimos en el horno precalentado hasta que las patatas doren un poco.
Sacamos y colocamos los filetes macerados sobre las patatas, mojamos con el brandy, introducimos de nuevo y dejamos que se evapore. Regamos con la marinada y asamos durante unos 30 minutos. Vamos mojando con la salsa y damos la vuelta a los filetes para que se hagan por las dos caras.
Y así fue como quedaron
Un plato que no tardaré mucho tiempo en repetir. No soy muy de carne pero el resultado hace que merezca la pena probarla. No os arrepentiréis al hacerla.

lunes, 24 de enero de 2011

Huevos rellenos de anchoas

Después de un fin de semana con mucho frío, con un gripazo de tomo y lomo, sin poder salir y sin ganas de hacer nada, he preparado una receta sencilla y fácil de hacer y como en casa gustan mucho, tengo que aprovecharlo. En esta ocasión el relleno que he puesto es a base de anchoas. Espero que os guste.

Ingredientes
4 huevos
1 lata de anchoas
1 lata pequeña de aceitunas negras sin hueso
Salsa de tomate
Mahonesa

Preparación
Calentamos en un cazo agua con sal y un chorreón de vinagre. Ponemos los huevos y cocemos unos 10 minutos. Quitamos el agua y refrescamos con agua fría.
Cuando están fríos, los pelamos y los partimos por la mitad en sentido longitudinal.
Picamos finamente 10 aceitunas.
Preparamos la mahonesa y reservamos en el frigorífico.
Sacamos las yemas y colocamos las claras en una fuente.
En un mortero, machacamos seis anchoas, las unimos a las yemas, añadimos dos cucharadas de mahonesa y una de salsa de tomate, incorporamos las aceitunas picadas y formamos una pasta con la que rellenamos las claras.
Extendemos una capa de salsa de tomate en una fuente y sobre ella colocamos los huevos rellenos, ponemos sobre ellos un poco de mahonesa y encima media aceituna.


miércoles, 19 de enero de 2011

Delicias de queso con crema de membrillo

Después de hacer la crema de membrillo preparé una serie de aperitivos, inducido, en algunos de ellos, por las sugerencias que leía en los comentarios. Yo no soy de usar mucho el queso en la preparación de platos, eso lo sabéis quienes me leéis, pero ello no implica que no me guste, siempre y cuando no sea muy fuerte, y para que no haya duda aquí dejo las pruebas. A pesar de todo alguien no se lo acabará de creer jj.


Volcán de membrillo y queso
Crema de membrillo
1 quesito Burgo de Arias natural
Coloqué el quesito en un plato y lo envolví con crema de membrillo. Lo corté por la mitad, el quesito en rodajas y sobre cada una de ellas  puse un poco de  crema de membrillo.
Volcán de membrillo y queso
Queso con membrillo

Tostas de queso con crema de membrillo
Pan de Rosca gallega
Queso Philadelphia
Crema de membrillo
Cortamos unas rodajas de la Rosca y las tostamos. Una vez tostadas las untamos con queso Philadelphia y cubrimos con crema de membrillo.
Tenía preparado ponerle encima una nueces troceadas pero con las ganas de comerlas se me olvidaron, al pasar la foto me di cuenta del olvido.
Tostas de queso Philadelphia con crema de membrillo

Barcas de endibias con crema de queso y yogur y crema de membrillo
Hojas de endibia
1 yogur natural desnatado
2 cucharadas de queso Philadelphia
Crema de membrillo
Cogemos unas hojas externas de una endibia, las lavamos y las ponemos en un plato. En un tazón ponemos el yogur, las cucharadas de queso Philadelphia y los mezclamos. Ponemos sobre las hojas de endibias una capa delgada de crema de membrillo, cubrimos con la crema de yogur y queso y sobre ella colocamos una cucharada de crema de membrillo.
Barcas de endibias con crema de queso y yogur y crema de membrillo
Un aprovechamiento casi total de la crema de membrillo y digo casi total porque aún me queda un poco y estoy pensando en como darle empleo.
Para ser la primera vez que hago esta crema estoy muy contento del resultado así como de estos aperitivos que verdaderamente están estupendos.
Espero que hayan sido de vuestro agrado.

viernes, 14 de enero de 2011

Crema de membrillo

Esta forma de preparar la crema de membrillo me la ha dado la propietaria de la carnicería donde compramos habitualmente. Cuando fuimos a comprar estaba hablando con una señora de como hacía la crema de membrillo; como solo me enteré del final cuando me tocó el turno le pregunté si esa era la forma de hacerla. Me comentó que esa era su forma, que gustaba mucho y que siempre la hacía así. Le pregunté que si no le importaba decírmela, yo nunca la había hecho, y me la dio. Las cantidades que me dijo son mayores que las que he empleado pero como no sabía lo que me iba a salir compré solo 3/4 kg  de membrillos y de azúcar me comentó que pusiera la cantidad que quisiera dependiendo de lo dulce que nos gustara, como no me gusta muy dulce le puse menos cantidad.

Ingredientes
3/4 kg de membrillo
300 gr de azúcar

Preparación
Pasamos un paño húmedo por los membrillos y los ponemos a cocer enteros con piel, en una olla con agua durante 45 minutos. Se cuecen con piel porque una vez cocidos y fríos se desprende muy fácilmente. Sacamos, dejamos enfriar y reservamos el agua de cocción.
Una vez fríos, los pelamos, quitamos la parte central dura y los troceamos. Pasamos por el pasapurés para eliminar algún posible resto de piel o semillas que haya podido quedar. Pesamos, en mi caso obtuve 400 gr de membrillo cocido, y preparamos el mismo peso de azúcar si nos gusta dulce, en mi caso puse 300 gr.
En una cazo ponemos el membrillo triturado, añadimos el azúcar y unas cucharadas del agua de cocción y ponemos a fuego suave. Mantenemos cociendo alrededor de una hora sin parar de remover para evitar que se pegue. Cuando adquiere un tono oscuro apartamos, volcamos sobre un recipiente adecuado y dejamos enfriar. Al final queda como una mermelada espesa.
Cociendo a fuego suave
desmoldado
Es un poco laborioso de hacer pero el sabor es delicioso. Me ha gustado mucho. Os animo a hacerla.

Aprovecho esta entrada para deciros que Mari, con motivo del primer aniversario de su blog El pucherete de Mari, ha organizado un concurso. Sí queréis participar pasar por su blog y apuntaros.


lunes, 10 de enero de 2011

Lactonesa

Una de las salsas más conocidas y de mayor empleo es la mahonesa, hecha a base de huevo, aceite y sal y a la que se le pueden añadir otros ingredientes como limón, ajo, salsa de tomate, perejil, cebollino etc, etc. El mayor problema que presenta esta salsa, al hacerla en casa especialmente en verano, es, y por efecto de uno de sus componentes, el huevo, que puede producir intoxicaciones debido a la salmonella. Para evitar este inconveniente, en verano, se puede utilizar la mahonesa industrial, pero no es igual, lo hecho en casa sabe mejor. Yo, incluso en verano la suelo hacer pero la hago en el último momento y la pongo en el frigorífico hasta el momento de utilizarla.

También puede pasar que la vayas a hacer y en el momento en que tienes todo el plato preparado para añadir la mahonesa te das cuenta que para hacerla te falta el ingrediente principal, el huevo, y eso me pasó a mí hace unos días. Como no eran horas para compras recordé un programa de Carlos Arguiñano haciendo una mahonesa sin huevo, lo sustituía por leche, la llamó lactonesa y en aquel momento me llamó la atención, se me quedó grabado y eso fue lo que hice. Claro que una cosa es verlo como se hace y otra muy distinta es hacerlo. Creo que todo tiene su pequeño truco.
No tenía las cantidades así que para prepararla tomé como medida el envase de yogur que normalmente empleo para hacer algún bizcocho y que tiene una capacidad de aproximadamente unos 125 ml.

Ingredientes
125 ml de leche.
250 ml de aceite de oliva suave.
sal

Preparación
Yo la hice como si de una mahonesa se tratara pero sin echarle limón ya que no sabía lo que iba a resultar.
En el vaso de la batidora puse la leche, introduje el brazo de la batidora, eché aceite, apreté el botón, las cuchillas girando y yo mirando a ver que pasaba porque al principio no emulsionaba, me dije, esto no triunfa, pero seguí sin soltar el botón, agregué más aceite y se obró el milagro, aquello empezaba a emulsionar y a tomar el aspecto de algo rico, terminé de echar todo el aceite que faltaba para completar la medida, añadí una pizca de sal, la probé y me gustó, aunque el sabor no es el mismo ni tampoco el tiempo, ya que hay que estar más, pero puedo asegurar que el resultado es estupendo.
Así quedó.
Por si alguna vez se os presenta la incidencia que me ocurrió a mí, esta es la forma de subsanarla y poder disfrutar de una rica salsa.

viernes, 7 de enero de 2011

Arroz con alcachofas y chorizo

Finalizadas ya las fiestas de Navidad, Año Nuevo y Reyes, espero que las hayáis pasado estupendamente y que los Reyes Magos os hayan traído muchos regalos, ademas de ilusión y salud. Que estas dos últimas cosas no os falten en todo el año y que los regalos no se queden solo en ese día.
Por lo que a mí respecta, no me puedo quejar, me han dejado muchas cosas pero no carbón.

Con el Año Nuevo también ha entrado el enfriamiento en casa, salvo mi mujer, sexo débil, eso dicen, el resto estamos que valemos menos que un frigorífico en el Polo Norte, pero hay que continuar en la brecha y procurar que se pase pronto.

Ya ha empezado la temporada de la alcachofa y como es una de las cosas que más me gustan he preparado este arroz que creo será de vuestro agrado. Una mezcla de sabores que hace de este arroz un plato muy rico.

Ingredientes
2 tacitas de café de arroz
2 alcachofas
2 manojos de ajos tiernos
1 diente de ajo
1/2 cebolla
1 chorizo
125 ml de vino blanco
aceite
sal

Preparación
Limpiamos las alcachofas quitando las hojas externas y cortamos las puntas. Partimos en; mitades y las ponemos en un bol con un poco de limón para que no se ennegrezcan.
Limpiamos y cortamos los ajos tiernos.
Picamos la cebolla y el diente de ajo en trozos pequeños
En una olla con poco aceite ponemos a pochar el ajo y la cebolla picados. Cuando el ajo toma color añadimos los ajos tiernos troceados y sofreímos hasta que la cebolla transparente. Incorporamos el chorizo troceado y las alcachofas escurridas, sofreímos unos minutos y agregamos el vino. Dejamos reducir y añadimos un vaso de agua. Cocemos a fuego suave hasta que las alcachofas están al dente.
Agregamos el arroz, lo sofreímos un poco y añadimos el agua caliente (doble cantidad que la medida del arroz más un poco), rectificamos de sal y cocemos a fuego suave unos 20 minutos. Apartamos y dejamos reposar.
Si os apetece, la invitación es en firme, he guardado una ración.

domingo, 2 de enero de 2011

Espárragos gratinados a la crema de almendra

Espero que hayáis pasado una estupenda Nochevieja y que este primer día del año 2011 haya sido alegre. Hay que comenzar con buen pie por lo que pueda pasar.
No sé que os habrá parecido la programación de la última noche del año 2010. Para mí creo que ha sido un reflejo del año, es decir, sosa, aburrida, sin chispa, sin gracia, si hasta Mota estuvo apagado, salvo contados momentos. Puede que esté equivocado en mis apreciaciones pero de lo que si estoy seguro es que no aguanté mucho.
Aunque no suelo publicar en domingo llevo a la práctica lo de Año nuevo, vida nueva, así que para comenzar el nuevo año pongo una receta suave para contrarrestar los excesos de estos pasados días y espero que os guste.
Qué los Reyes Magos sean muy generosos con todos y aparte de mucha ilusión traigan todo lo que le habéis pedido. Para mí creo que recibiré un trozo de carbón, aunque de esperanza también se vive.

Ingredientes
2 manojos de espárragos
1 cebolla
1 cucharada de harina
4 cucharadas de almendras tostadas molidas
aceite
sal
pimienta

Preparación
Cocemos los espárragos con agua y sal y los repartimos en los platos. Reservamos el agua de cocción.
En una sartén con un fondo de aceite ponemos la cebolla picada fina y la doramos. Agregamos después la harina y las almendras tostadas molidas, rehogamos un poco y vamos añadiendo agua de la cocción de los espárragos hasta formar una crema parecida a la bechamel.
Cubrimos con esta crema los espárragos y gratinamos un par de minutos.
Os invito.