lunes, 28 de junio de 2010

Semifrío de cerezas

Durante estos próximos meses, no voy a poder entrar en el blog ni visitaros con la frecuencia como lo venía haciendo. Imponderables de la conexión me lo van a impedir. Procuraré visitaros y publicar al menos una vez a la semana. Espero que donde quiera que os encontréis lo paséis muy bien, que disfrutéis de las vacaciones, quien las tenga, que os pongáis muy moren@s y que no gastéis mucho, si es que nos dejan algo.

Es tiempo de cerezas, tiempo de calor, de fiestas y de vacaciones. Este postre me lo preparé para el día de mi santo junto con otras cosas que ya pondré. Tenía dudas si preparar este semifrío o un pastel, al final me decanté por el primero, pero tengo en reserva hacer el pastel.

Después de publicar he recibido un comentario invitándome a participar en el concurso que Lazy Blog y Cerezas del Jerte han propuesto. Con esta receta me decido a participar.

Sin más preámbulos os dejo como lo hice.

Ingredientes

1 envase de cerezas del Jerte pesaba 560 gr.
3 huevos
180 gr de azúcar
4 hojas de gelatina
2 cucharadas soperas de ron
200 ml de nata para montar

Preparación

Lo primero que debemos hacer es deshuesar las cerezas. Nos armamos de paciencia y una a una les vamos quitando el hueso. Como no dispongo de utensilio tuve que ir abriéndolas a dedo. Una vez deshuesadas, pesaron 480 gr, las ponemos en el vaso de la batidora y trituramos.

A continuación cubrimos las hojas de gelatina con agua fría para que se hidraten.

Mientras se hidrata, montamos la nata y reservamos en el frigorífico.
Seguidamente colocamos un cazo al fuego y ponemos el azúcar, el ron y la gelatina escurrida, calentamos, mezclamos y cuando está todo bien disuelto apartamos y dejamos templar.
En un bol, batimos los huevos
Incorporamos las cerezas trituradas. Removemos
Añadimos la mezcla de ron, azúcar y gelatina que habíamos puesto a templar y la nata montada

Mezclamos bien

y rellenamos los moldes. Los introducimos en el frigorífico hasta que cuaje.

Y así quedó una vez desmoldado. Un postre que no había probado y que me encantó. Espero que os guste.

viernes, 25 de junio de 2010

Ratatouille

Aprovecho esta entrada para agradeceros muy sinceramente las muestras de afecto que habéis tenido hacía mí, al felicitarme en el día de mi santo. Os quedo muy agradecido.

Este plato, resultante al sofreír en aceite unas hortalizas, lo suelo hacer a menudo como acompañamiento de otros, lo dejo hecho con antelación y procuro hacer más que menos, lo congelo y así lo voy utilizando a medida que me hace falta. Sabe mejor si se deja de un día para otro.

Es muy conocida, creo que hay una película, que no he visto, con este título.

Aquí os dejo como la preparé

Ingredientes

1 berenjena
1 calabacín
1 pimiento rojo
1 pimiento verde
2 tomates maduros
2 cebollas medianas
2 dientes de ajo
120 ml de aceite de oliva
una cucharadita de albahaca picada
orégano
sal
pimienta

Preparación

La berenjena y el calabacin los cortamos en trozos sin pelarlos. Los pimientos, rojo y verde, se limpian de semillas y se cortan en tiras. La cebolla la cortamos en rodajas no muy gruesas.
En una cazuela salteamos la cebolla y los ajos machacados con el aceite. Añadimos el calabacín, la berenjena y los pimientos. Sazonamos con sal y pimienta. Salteamos unos minutos y agregamos los tomates cortados en trozos pequeños. Espolvoreamos con la albahaca y el orégano y hacemos a fuego suave hasta que las verduras estén en su punto.


Un plato muy sencillo, rico y que siempre viene muy bien.

lunes, 21 de junio de 2010

Pez espada en papillote y salsa de espárragos

Hoy pongo un plato de pescado hecho de una forma sencilla y con pocos ingredientes. Aunque sé que el pescado no es santo de devoción de mucha gente, a mí me encanta. Este pescado por carecer de espinas, es muy agradecido de comer y, además, está muy rico con cualquier acompañamiento. En esta ocasión lo he hecho con una salsa de espárragos.

Ingredientes

4 rodajas de pez espada
1 manojo de espárragos verdes
1 puerro
150 ml de vino blanco
zumo de medio limón
orégano
perejil
aceite
sal
pimienta

Preparación

En un bol preparamos una marinada hecha con perejil picado, un poco de orégano, el vino blanco y el zumo de medio limón. Salpimentamos y mezclamos bien.

En una fuente honda colocamos las rodajas de pez espada, las cubrimos con la marinada y dejamos en maceración una media hora.

Mientras tanto preparamos la salsa de espárragos. Para ello lavamos los espárragos, desechamos la parte leñosa de los mismos, cortamos las puntas y las reservamos y el resto del tallo lo cortamos en trozos pequeños. Ponemos a calentar un poco de aceite en una sartén y rehogamos el puerro picado fino y, cuando comience a dorar, incorporamos los espárragos troceados y salpimentamos. Dejamos que cueza a fuego suave unos 8 minutos. Reservamos.

Mientras cuece freímos, en una sartén con aceite caliente, las puntas de los espárragos y reservamos.

Precalentamos el horno a 160º

A continuación cortamos cuatro trozos de papel de aluminio de tamaño apropiado para que se puedan envolver los filetes y disponemos en cada uno de ellos una rodaja de pescado. Rociamos con la salsa de la maceración y envolvemos con el papel de forma que quede todo bien cerrado e introducimos en el horno a 160º unos 10 minutos. Transcurrido este tiempo, sacamos, abrimos los paquetes con cuidado de no quemarnos con el vapor y vertemos el jugo de la cocción en la salsa de los espárragos; removemos, trituramos y ponemos a calentar.

Colocamos el pescado en un plato, junto con las puntas de los espárragos y acompañamos con la salsa.

Si os gusta el pescado, hecho de esta forma os agradará. Está fabuloso.

viernes, 18 de junio de 2010

Habas estofadas

Me gusta preparar platos con productos de temporada. Ahora estamos en el tiempo de las habas, se consumen en invierno, de enero a junio. Estamos pues casi al final de su temporada y creo que es el momento de poner esta receta que tiene ciertas connotaciones navarras.

Pero antes de entrar en eficacia, cito algunos datos sobre ellas, que seguro ya conocéis.

Las habas, pertenecen a la familia de las leguminosas, subfamilia de las fabáceas.

Poseen vitaminas: A, C, E, B1, B2; minerales: Potasio, Fósforo, Sodio, Calcio, además de lecitina, colina (que actúa como neurotransmisor), hidratos de carbono, fibra y antioxidantes. Son muy nutritivas y ricas en proteínas.

Vamos con la receta que como veréis a continuación es fácil, sencilla y sin complicación, eso sí, con algunas modificaciones personales.

Ingredientes

1 kg de habas frescas
100 gr de jamón en tacos
2 cebollas medianas
2 dientes de ajo
100 ml de vino
harina
aceite
caldo de cocción de las habas
pimienta molida
sal

Preparación

Abrimos las vainas de las habas y sacamos los granos. Después de desgranadas pesaron 800 gr.

En una olla ponemos a hervir agua con sal. Cuando hierve echamos las habas y las tenemos cociendo entre 15 y 20 minutos. Escurrimos y reservamos el caldo de cocción.

En una cazuela ponemos un fondo de aceite y calentamos. Pochamos la cebolla y el ajo, picados finos. Cuando transparenta vertemos el vino y dejamos reducir. Agregamos el jamón y sofreímos hasta que cambia de color. Incorporamos las habas bien escurridas, un poco de pimienta molida y mezclamos para integrar todo.

Espolvoreamos con una cucharada de harina, removemos para que se haga un poco y cubrimos con caldo de cocción de las habas. Cocinamos a fuego suave unos 10 minutos o hasta que la salsa espese.

Y así quedaron



Espero que os gusten.

lunes, 14 de junio de 2010

Mis primeras magdalenas y premio

Era la primera vez que hacía magdalenas y, por fin, este fin de semana me decidí a preparar unas sencillas, sin muchos ingredientes y que no tuvieran complicación. Encontré la receta en uno de los libros que tengo y, al ver la forma de prepararlas, consideré que no tenían mucha dificultad, como así fue, y me propuse hacerlas, eso sí modificando un poco los ingredientes ya que puse maizena. No las tenía todas conmigo, me daba un poco de reparo porque como no tengo moldes para magdalenas temía que se abrieran al cocer. Entonces reparé que tenía unos de silicona pequeños así como de moldes para flan, desechables, y opté por meter las capsulas dentro de ellos y el resultado fue estupendo, al menos para mí. La primera experiencia con magdalenas me ha gustado así que la repetiré pero ya con más cosas. A continuación las veréis.

Esto es lo que utilicé

Ingredientes

3 huevos
250 gr de harina
50 gr de maizena
200 gr de azúcar
100 ml de aceite
100 ml de nata para cocinar
1 cucharada sopera de levadura en polvo

Y así las hice

Lo primero es precalentar el horno a 180º

A continuación mezclamos las dos harinas con la levadura, tamizamos y reservamos.

Mientras el horno alcanza la temperatura, batimos los huevos y el azúcar en un bol hasta conseguir una mezcla bien espumosa. Añadimos a continuación la nata y el aceite y mezclamos todo. Agregamos las harinas con la levadura y mezclamos hasta lograr una masa fina y sin grumos.

Rellenamos las capsulas hasta unos 2/3 de su capacidad y antes de hornearlas ponemos un poco de azúcar en el centro de cada magdalena. Cocemos entre 15 y 20 minutos o hasta que vemos que la superficie ha dorado y aquí está el resultado de mi primer ensayo.

Todas las que salieron
En su capsula
Sin envoltorio
troceada
Con esas cantidades me salieron 14 magdalenas y como me quedé sin moldes externos rellené con lo sobrante un molde que tengo de silicona con figura de oso y salió este pequeño bizcocho.
¿Qué tal os parecen? Para ser la primera vez que las hago no me puedo quejar. Espero que también os gusten como me gustaron a mí. Si os apetece podéis coger alguna.

Termino esta entrada publicando el premio que hace unos días me otorgaron Silvia, del blog Cocinando por amor y Joan i Sara, del blog Can Joan i Sara. Dos blog,s estupendos, muy conocidos y con unas recetas muy ricas. Os aconsejo visitarlos.

Como he dejado de participar en las cadenas de premios, lo concedo, si lo aceptáis, a todos los que os tomáis la molestia de visitarme y leerme. En agradecimiento por el detalle que han tenido hacía mi blog, les dedico esta receta.

jueves, 10 de junio de 2010

Hojaldre de bacalao

Ayer, como el día amaneció lluvioso, aunque luego mejoró, me apeteció hacer hojaldre. Lo utilizo con cierta frecuencia especialmente para algún postre dulce, pero en esta ocasión lo he preparado con bacalao y tengo que decir que me ha gustado el contraste de sabores. Es sencillo de hacer, por supuesto que el hojaldre es el que se vende hecho. Yo no lo hago claro.

Ingredientes

300 gr de bacalao desmigado y remojado
1 lámina de hojaldre
1 cebolla pequeña
1 diente de ajo
100 ml de vino blanco
1 huevo
aceite
sal
pimienta

Preparación

Precalentamos el horno a 180º
Desmenuzamos el bacalao y lo limpiamos de las pieles y espinas que pueda tener y reservamos.
Pelamos y picamos, muy fino, la cebolla y el ajo, sofreímos en una sartén con un poco de aceite y salpimentamos.
Cuando transparenta le añadimos el vino y dejamos reducir. Sacamos, dejamos que se enfríe y lo agregamos al recipiente donde tenemos el bacalao desmenuzado, mezclamos bien y trituramos.
Extendemos la lámina de hojaldre y la aplanamos un poco con el rodillo.
Colocamos el preparado de bacalao por encima y enrollamos. Cortamos en pedazos iguales y los pincelamos con huevo batido.
Introducimos en el horno y cocemos unos 25 minutos o hasta que el hojaldre dora.

Espero que os guste.

lunes, 7 de junio de 2010

Muslos de pollo al chocolate y premios

La mujer de uno de los amigos con los que salimos, muy buena cocinera por cierto, comentó, hace ya tiempo, que pone chocolate en algunos platos de carne. Cuando la oí, me sorprendí ya que no me hacía a la idea de como debía resultar esa mezcla de sabores. Pasó el tiempo y ni me acordaba de esa conversación hasta que este pasado viernes un blog de los que soy seguidor puso una entrada con una receta de conejo al chocolate y me vino a la memoria aquella conversación. Como el conejo es una carne que no preparo me decidí a hacer la prueba con unos muslos de pollo, pero solo para mí porque los demás no son muy dados a las pruebas. A ellos se los preparé al horno que es como sé que le gustan y se los comen.

Puede que a alguien le resulte chocante, como me pareció a mí al oírlo por primera vez, pero puedo asegurar que la experiencia me ha resultado muy positiva y que por supuesto lo repetiré en otra ocasión.

Esto es lo que puse para mí

2 muslos de pollo
1/2 cebolla
2 dientes de ajo
1/2 pastilla de caldo de pollo Avecrem
100 ml de vino
1/4 de onza de chocolate, aproximadamente unos 20 gramos
aceite
harina
sal

Y así me los hice

Una vez quitada la piel a los muslos los limpié, sequé, salé y los pasé por harina.
En una sartén puse un fondo de aceite y freí los dientes de ajo laminados. Al dorar los sacamos y freímos los muslos de pollo, hasta dorarlos. Una vez dorados se sacan y se colocan en una cazuela.

En ese mismo aceite se fríe la cebolla troceada y cuando transparenta se le incorpora el vino y la pastilla de caldo desmenuzada. Se deja reducir, se tritura, se vierte en la cazuela donde están los muslos de pollo, cubrimos con agua y se cuece a fuego medio.

Mientras cuece se ralla el chocolate y a media cocción se le añade, se remueve bien para mezclar sabores, se rectifica de sal y terminamos cociendo a fuego suave hasta que la salsa adquiera consistencia. Acompañé con los ajos fritos y unas patatas al horno.

Una prueba con un sabor especial y que me sorprendió muy agradablemente. Tendré que repetir. Confío en que os haya gustado. No os dejará indiferentes.

Hoy en las visitas que realizo por vuestros blogs me he encontrado con la agradable sorpresa de que Fimère en su blog Aux délices des gourmets, que sino lo conocéis os aconsejo que lo visitéis porque tiene unas recetas que son pura tentación, ha tenido la amabilidad de concederme estos dos premios. Ya no sigo las cadenas de premios pero para mí es un honor aceptar los que me podáis conceder y una satisfacción muy grande publicarlos, no voy a personalizar la entrega sino que los ofrezco a tod@s y cada un@ de los que me visitáis tanto conocid@s como anónim@s.

Gracias Fimère por la gentileza que has tenido al concedérmelos. Te quedo muy agradecido y como prueba de mi gratitud te dedico esta receta que espero sea de tu agrado.


viernes, 4 de junio de 2010

Pimientos fritos

Esto que veis estoy seguro que lo habréis hecho infinidad de veces. No pensaba ponerla ya que me preguntaba ¿quién no ha hecho pimientos fritos? pero como yo a todo lo que hago, le saco foto, mejor o peor, eso sí sin retoques, me he decidido a ponerla. Así mantengo las premisas que me marqué cuando comencé el blog, hacer cosas fáciles y sin complicación, no pretendo otra cosa.

Estos pimientos los hago con relativa frecuencia, bien como acompañamiento de alguna carne, huevos, etc o simplemente para comerlos sobre una rebanada de pan tostado coronado con tomate. De cualquier forma como se tomen, son una verdadera delicia. El trabajo es mínimo y el resultado óptimo.

Nos proveeremos de

6 pimientos verdes tipo italiano
2 dientes de ajo
aceite
sal

Lavamos los pimientos, los cortamos por la mitad y luego en cuartos, quitamos las semillas y secamos.
Pelamos los ajos, los cortamos a láminas y los ponemos a freír en una sartén con una buena ración de aceite. Cuando empiezan a dorar echamos los pimientos, mantenemos unos minutos a fuego fuerte y luego bajamos a medio. Movemos a menudo para que se hagan bien. Cuando vemos que la piel se arruga es el momento de sacarlos. Los ponemos sobre papel absorbente para quitar el exceso de aceite, los colocamos en un plato y espolvoreamos con sal. Ya solo queda tomarlos como más nos guste.



Sé que estos pimientos no son una piedra angular como receta, pero están muy ricos y tal como los hago así los pongo. Si son de vuestro agrado me alegro.